Tos en niños y bebés

Bebés y niños con tos

El hecho de toser es el síntoma que más lleva a los padres a buscar atención médica para sus niños pequeños. La mayoría de las veces puede solucionarse con un simple tratamiento en el hogar en lugar de utilizar algún remedio o medicamento para la tos.

¿Cuál es la causa de la tos?

Cuando las terminaciones nerviosas de la garganta, vías aéreas o pulmones perciben cierta irritación, un reflejo provoca que el aire sea expulsado con fuerza de las vías aéreas.

El irritante más común es el moco. Cuando se segrega mucho moco, durante un resfrío por ejemplo, este fluido se acumula en la parte trasera de la garganta y puede provocar tos. La tos de los niños se asocia generalmente con enfermedades de las vías respiratorias tales como resfriado común, bronquiolitis y gripe, pero también puede ser causada por alergias o por haberse tragado un objeto.

¿Por qué no todas las veces que tose se siente igual?

La mayoría de las veces, el lugar de la infección determina el sonido de la tos. Por ejemplo, la irritación de la tráquea o los bronquios suena más profunda cuando se encuentra en la laringe. La mayoría de los síntomas del resfrío pueden acompañarse de cualquiera de estos tipos de tos: seca o húmeda, que puede persistir una vez que los síntomas hayan desaparecido.

Tos específicas y sus síntomas

Para tratar la tos de tu hijo, es primordial que recordés que tu médico debe diagnosticar la causa. La tos puede ser un síntoma de varias afecciones, cada una de las cuales puede producir síntomas adicionales, lee a continuación algunas y consultá con tu médico.

  1. Alergias. Algunos síntomas son tos seca o difícil de detener, ojos rojos y con picazón, ojos hinchados, estornudos, hinchazón o congestión nasal, opresión en el pecho y dificultad para respirar.

  2. Asma. El asma es una de las enfermedades crónicas más comunes que afectan a los niños. Los síntomas varían de un niño a otro, algunos síntomas pueden ser el sonido al exhalar, también llamada sibilancia, o tos principalmente por la noche o temprano en la mañana y la dificultad para respirar.

  3. Resfriado. Los síntomas, entre otros, pueden ser tos que suena húmeda o una tos seca e irritante, rinorrea, estornudos, fiebre, apetito reducido, dolor de garganta, irritabilidad y las glándulas inflamadas en el cuello.

  4. Bronquiolitis. Generalmente los síntomas son tos seca y persistente, fiebre leve, congestión o secreción nasal, sibilancias, dificultad para tragar y succionar, y los labios y las yemas de los dedos se ven azulados.

  5. Gripe. Escalofríos y temblores corporales, dolores de cabeza, dolores, fatiga, dolor de garganta, tos seca y cortante y congestión o secreción nasal.

  6. Asfixia. Las señales pueden ser tos repentina, dificultad para respirar, jadeo o sibilancias, la piel se vuelve azulada, no poder hablar, llorar o hacer ruido.

¿Cuándo es necesaria la atención médica para aliviar la tos?

Llama a tu médico de inmediato en estos casos:

  • Si tu bebé tiene menos de 3 meses, tose y tiene una fiebre de 38,3 °C (101 °F) o más o si la respiración se siente interrumpida

  • Si tu bebé tiene una fiebre de 38,3 °C (101 °F) o más y dura más de 48 horas

  • Si toser le dificulta la respiración a tu bebé

  • Si tu hijo respira con rapidez, de 40 a 50 respiros por minuto, y al respirar "se le notan las costillas"

  • Si la tos es dolorosa, persistente o está acompañada de un sonido como un "chillido" o "soplido"

  • Si presenta tos crónica

  • Si tu hijo tose tan fuerte que los labios se le ponen de color azul. Si la tos aparece de repente y presenta fiebre

  • Si la tos comienza después de que el niño se atraganta con alguna comida u otro objeto

Tratamiento de la tos

Ya que la mayoría de los casos de tos se deben a infecciones virales, no se recomienda el uso de antibióticos para el tratamiento. Deja que siga su curso. Una infección viral puede durar dos semanas o más.

En 2008, la Administración de Medicamentos y Alimentos de EE. UU. emitió un aviso de salud pública en el cual aconsejaba no administrar medicamentos de venta libre para la tos y el resfriado a los bebés o niños menores. En cualquier caso, existe poca evidencia de la efectividad de estos productos en los niños. Debes evitar utilizar jarabe para la tos para niños a menos que tu médico lo recomiende específicamente.

Cómo hacer que tu hijo con tos permanezca tranquilo

Muchas veces la tos de los niños desaparecerá sola, pero hasta que llegue ese momento para lograr que tu hijo no se moleste y para aliviar los síntomas, puedes hacer lo siguiente:

  • Que tome mucho líquido para que mantenga la garganta húmeda y esté bien hidratado

  • Utilizar un humidificador o vaporizador, especialmente si tu casa es muy seca

  • Sentarte con tu hijo en un baño cerrado mientras corre el agua caliente de la ducha, inhalar el vapor puede aflojar y reducir las molestias de la tos, especialmente a la hora de acostarse.