En algún momento durante el comienzo de su segundo año, la mayoría de los bebés dan sus primeros pasos y se convierten oficialmente en bebés mayores. Su movilidad independiente les abre un nuevo mundo.

Despertarse antes de comenzar a caminar

El momento en que tu niño comienza a dar sus primeros pasos puede no ser tan divertido para vos. Justo antes de comenzar a caminar, los niños a menudo se despiertan por la noche durante 4 horas, aproximadamente. Intentá no frustrarte por el cambio de la rutina. El gran logro para el cual se prepara tu hijo realmente vale la pena. De igual forma, no te sorprendas o no te molestes si grita cada vez que te alejás de él. Desea poder caminar. Toda esta turbulencia se complica por el nuevo objetivo de tu bebé de volverse independiente. Seguir su camino

La forma en la que tu hijo camina te dirá mucho sobre su personalidad. ¿Es precavido y piensa? ¿Audaz e imprudente? No importa cómo lo haga, una vez que se haya parado, ¡ya estará listo! La alegría del logro lo impulsa de la noche a la mañana y luego vos vas a estar corriendo para alcanzarlo. Observá cómo intenta subir por una superficie inclinada o cómo se comporta con una superficie diferente, como el césped. Todo es nuevo para vos y tu bebé. Nota: tu bebé simplemente necesitará calzado suave cuando camine afuera o sobre una superficie dura. De lo contrario, lo mejor es que ande descalzo.

Banner V2