A97_2

Cómo comenzar con los alimentos sólidos

Durante meses, tu bebé ha prosperado solo con leche materna o leche maternizada. Ahora que está más grande, parece que quiere algo más para el almuerzo que solo la leche. ¿Cuándo es el mejor momento para introducir alimentos sólidos en la dieta de tu bebé? ¿Qué alimentos se deben dar primero?

Funciones en la alimentación

Al comenzar esta nueva etapa, es importante comprender las funciones que cada alimento tiene, de modo que tu bebé crezca bien y desarrolle hábitos alimenticios saludables de por vida. Recordá:

  • Vos estás a cargo de que tu hijo tenga a su disposición alimentos saludables y adecuados.
  • Tu hijo está a cargo de qué, cuándo y cuánto come.
  • Él es el aprendiz y el explorador; vos sos la facilitadora comprensiva y alentadora.

Señales sólidas

Las últimas recomendaciones indican que se deben introducir los sólidos cuando el bebé tiene entre 4 y 6 meses. Es posible que esté listo para ingerir sólidos en los siguientes casos:

  • Ha duplicado su peso al nacer y pesa al menos 7 kg (13 libras).
  • Hace movimientos con la boca cuando observa comer a otros.
  • Sigue con hambre después de tomar una buena cantidad de leche materna o leche maternizada.
  • No escupe la cuchara con la lengua cuando intentas alimentarlo.
  • Estira el labio inferior hacia los alimentos en vez de metérselos en la boca.
  • Sostiene solo la cabeza.
  • Se sienta derecho fácilmente, con alguna ayuda.
  • Sigue la comida con los ojos.

Reacciones a la comida

Introduce nuevos alimentos uno a la vez para ver si tu hijo tiene una reacción alérgica o es sensible a un alimento en particular. Las reacciones a los alimentos generalmente se presentan como sarpullidos en la cara o en el área del pañal, regurgitación o heces blandas. Los bebés no necesitan el azúcar ni la sal que ingieren los adultos, por lo que es mejor no agregarle a la comida de tu hijo.

Conceptos básicos de alimentación

Siempre comenzá a dar sólidos en cuchara. Nunca pongás sólidos en una mamadera.

  • Sostené a tu bebé en la falda cuando comience a comer. Asegurate de que la cabeza y el cuello estén firmes.
  • Hablale pausadamente. Necesita concentrarse.
  • Sostené la cuchara llena frente a tu bebé y esperá que abra la boca. Poné una pequeña cantidad en su labio para tentarlo, si la boca sigue cerrada.
  • Esperá que preste atención a la cuchara antes de colocarla en la boca.
  • Detenete si cierra la boca, gira la cabeza o se arquea.
  • Dejá que toque la comida. Es su forma de descubrir de qué se trata.
  • Cuidá tu propia expresión facial. Si gruñís al ofrecer el puré de arvejas, tu bebé se preguntará por qué recibe esa cosa verde.
  • La leche materna y la leche maternizada aún son importantes, pero dale a tu bebé los sólidos primero para animarlo a ingerir alimentos nuevos.

También te puede interesar: