inf_Tips_de_higiene_bucal_para_prevenir_la_carie_del_bebe_3

Como el título lo indica, en esta oportunidad te vamos a dar sugerencias para prevenir la caries dental en tu bebé. Además, todas estas recomendaciones te ayudarán a inculcar en tu bebé una cultura de salud bucal desde temprana edad, algo que es verdaderamente importante. Estos son los pasos que consideramos serán más útiles para vos:

1. Cepillarse dos veces al día

A diferencia de los adultos que, según recomendaciones, debemos cepillarnos tres veces al día, en el caso de los bebés dos están bien, una en la mañana y la segunda en la noche, hacelo después de darles la leche.

2. Siempre enjuagar

Tal cual lo hacés en tu rutina de higiene bucal, en la de tu bebé también es fundamental enjuagar su boca después de cada comida que le des.

3. Este es un "NO" enorme

En la mayor medida de lo posible, evitá acostar al bebé con la mamadera porque además de ser una práctica propensa a generar caries, puede resultar bastante peligrosa.

4. Visitá al dentista

Tu bebé debe visitar el dentista cada seis meses, recordá que es una costumbre saludable no solo para él sino para vos también, así que te recomendamos que también la apliques en tu vida.

Recordá que el 50% de los bebés son propensos a tener caries, así que prestá mucha atención a estas señales de su presencia en los dientes de tu bebé:

Fase 1: Manchas blancas. Fase 2: Bandas oscuras. Fase 3: Muñones oscuros.

Entendiendo el término "Caries del biberón"

La caries de la mamadera resulta del contacto entre líquidos naturalmente azucarados (leche, fórmula, jugo de frutas) y los dientes del bebé. Las bacterias de la boca se multiplican en el azúcar pegado y generan ácidos que destruyen los dientes.

Como sabemos que el cepillado no siempre será fácil, principalmente porque será un terreno desconocido para tu bebé, aquí te vamos a dar unas iniciativas muy divertidas para que empieces a cepillarte los dientes con tu pequeño:

1. Si vos podés, yo también

Tomá el cepillo de dientes y, frente a tu bebé, empezá a hacer los movimientos cotidianos de tu cepillado, la importancia de hacer esto juntos es que los bebés aprenden al imitar. Cepillate despacio para que el pequeño reconozca con claridad cada movimiento, esperá que lo repita y tené cuidado que no se vaya a lastimar, repetí esta rutina con tu bebé las veces que sea posible. Poco a poco se convertirá en algo natural para él o ella.

2. Cepíllense con ritmo

La música es muy importante para el desarrollo de los bebés, incluso cuando están en el vientre se recomienda ponerles música. Suelen tener reacciones muy tiernas. A medida que van creciendo, empezás a reconocer qué tipo de canciones les gustan por cómo se comportan al escucharlas.

Con base en esto, seleccioná las canciones favoritas de tu bebé y cepillate durante una canción completa, vas a ver lo divertido que será. También es una buena oportunidad para asegurarte de cepillarle los dientes, por si el niño todavía no lo hace correcta y completamente.

3.Convertilo en un juego

Es mejor dejar que tu bebé piense que todo es un juego, así que dejá que su juguete favorito lo acompañe, o también motivalo a que te cepille tus dientes, si el cepillado es divertido se convertirá en un hábito que esperará con ansias.

Así como ves, es muy sencillo iniciar una conciencia de higiene bucal con tu bebé desde temprana edad. Seguí estas recomendaciones y notarás que al tiempo que evitás que tenga caries también convertís la rutina de cepillado en un juego para él y un momento de compartir que los dos van a disfrutar al máximo. ¡Hasta la próxima!

Banner V2