El baño es un centro de actividades para las familias con niños pequeños. Ya sea la hora de darse un baño o de una sesión de entrenamiento de control de esfínteres, así es como tenés que mantener a tu pequeño alejado de situaciones en las que podría lastimarse:

  1. Mantené un ojo en la bañera. Permanecé en el baño con tu hijo mientras se baña. Asegurate de vaciar la bañera cuando haya terminado de bañarse. Limpiá los cestos de basura.

  2. Organizate. Mantené una canasta con todos los productos básicos cerca de la bañera. Ordená los productos que utilizarás antes de cualquier actividad, de modo que no debas salir del baño.

  3. Probá el agua. Sumergí tu mano en el agua antes de meter a tu hijo en la bañera. Para una mejor protección y evitar quemaduras, probala con el codo.

  4. Evitá que se resbale. Aplicá tiras antideslizantes en el suelo de la bañera. Colocá una cubierta acolchada (o una toalla funcionará también) sobre el grifo de agua para evitar lesiones como golpes contra el grifo.

  5. Colocá una traba a la tapa del inodoro. Enseñale a mantener la tapa del inodoro baja y trabada.

  6. Mantené los medicamentos y los cosméticos fuera del alcance. Si conservás los medicamentos y los cosméticos en el baño, asegurate de que estén en un gabinete fuera del alcance.

Banner V2