A esta edad, tu hijo se mueve mucho más cada día. Él puede hacer muchas actividades interesantes por su cuenta; correr por las escaleras, caminar hacia atrás, saltar, brincar e incluso andar en triciclo o bicicleta. Necesitará mucho tiempo de práctica cada día, por lo que tenés que planificar paseos regulares al parque y caminar alrededor de la cuadra.

Disfrutá de su independencia Disfrutá de la alegría y el sentido de aventura con que tu hijo encara esta independencia física que acaba de descubrir. Sin embargo, recordá que eres responsable de su seguridad. Él no puede anticipar muy bien el peligro a esta edad, por lo que tenés que establecer reglas claras, muy específicas, tales como:

  • "las dos manos en el columpio

  • "no se corre en la calle"

  • "siempre se da la mano al cruzar la calle"

Las órdenes imprecisas tales como "más lento" o "tranquilizate" no tienen sentido para tu hijo, y es probable que las ignore.

Nota:

En general, tenés que ser lo más clara y específica posible cuando le das una orden a tu hijo. Él no entiende lo que querés decir a menos que se lo digas detalladamente. (Por ejemplo: "nada de bicicletas en el baño" o "mirá siempre hacia donde vas".)

Banner V2