Aprendiendo a ir al baño: miedo al inodoro y otros temores

Aprendiendo a ir al baño: miedo al inodoro y otros temores

Aunque los padres a menudo piensan en sus propios desafíos cuando intentan enseñarle a sus hijos a ir al baño solitos, el proceso que atraviesa el niño durante el aprendizaje es aún más abrumador. Comprender la perspectiva de tu hijo te ayudará a aclarar tu rol como maestra y ayudará a tu niño a lograr el éxito.

La vida es injusta

Según como él lo percibe, debe dejar ir a una parte de sí mismo cuando va al baño. Es algo que él ha hecho y debe colocarlo en un lugar arbitrario, a menudo inconveniente. Utilizar el baño significa que debe interrumpir la mejor parte de su día, el juego, por una actividad disruptiva que le consume mucho tiempo. Además, si las deposiciones son duras o lo han sido en el pasado, el proceso puede ser doloroso o incómodo.

Temor al inodoro

Luego, tu niño debe superar la indignidad que le puede causar tener que dejar ir a su producción tan preciada. Mucho niños no entienden por qué deben dejar ir a su pipí y su popó y el proceso puede crearles muchas preguntas atemorizantes: ¿Es posible que el resto que queda de él sufra el mismo destino? Si se cae en el inodoro, ¿el agua ruidosa que se aleja en forma de remolino lo absorberá también?, ¿y nunca más sabrán de él? ¿Hacia dónde se dirige después de todo? ¿Qué hay más allá del inodoro? ¿Hay un monstruo listo para atraparlo en el fondo en cualquier momento? (La última creencia es prácticamente universal entre los niños con hermanos mayores, quienes a menudo disfrutan de asustar a sus inocentes hermanos menores.)

El final

Luego de haber ido al baño, se encuentra forzado a lavarse sus nalguitas (¡puaj!), y luego lavarse las manos, una tarea que muy pocos niños disfrutan realmente. Luego, debe aprender a levantarse sus pantalones correctamente, sin que el elástico se doble, y meter un pie en cada agujero del pantalón. Empeora únicamente si sus pantalones tienen broches, cierre o botones. (En su apuro para terminar con el trabajo y regresar a jugar, la mayoría de los niños pequeños aprende que subirse el cierre rápidamente puede ser un tanto riesgoso.)

Si su ropa interior se ha mojado o manchado levemente debido a que no calculó el tiempo correctamente, debe ponérsela y desear que los más grandes no se den cuenta o enfrentar la situación. Si lo notan, eso significará que admite una falla parcial, ya que también se enfrentará a los rostros de decepción de quienes él más ama.

Desea agradar a mamá y a papá, y se pregunta si lo amarán de igual manera si no puede realizar esta tarea molesta como corresponde. Era tan fácil cuando los pañales se encargaban de esto. ¿Por qué es necesario preocuparse por todo esto cuando la vida era más fácil antes?

Es necesario recordar todo esto, arriesgarse y tomarse el tiempo, todo simplemente para agradar a quienes él más ama. Para el niño, todo parece extraño, complicado, atemorizante y lleno de probabilidades de equivocarse. Poder hacer todo es un logro tremendo de su parte. ¡No cabe duda de que se sentirá muy bien cuando finalmente logre ser experto en esta tarea! Aprecia lo que ha hecho para agradarte y, por último, para sentirse bien por sí mismo. Haz que siempre se sienta seguro a través del aprendizaje.

También te puede interesar:

Pañales

Pampers Confort Sec

Mantienen a tu bebé hasta dos veces más sequito* sin colgarse