Epidural: ¿Qué es y cómo funciona?

Epidural: ¿Qué es y cómo funciona?

Al ingresar a tu tercer trimestre y empezar la cuenta regresiva hasta el gran día, es posible que estés pensando en las opciones de alivio del dolor para cuando empiece el trabajo de parto, como por ejemplo una inyección epidural. Es posible que hayas escuchado acerca de este popular método para aliviar el dolor, pero si no estás segura de qué se trata, seguí leyendo para descubrir todo lo que necesitás saber sobre cómo obtener una epidural para tu trabajo de parto.

¿Qué es una epidural?

Un bloqueo epidural es uno de los tipos más comunes de alivio del dolor utilizado durante el trabajo de parto, y el parto. Se inyecta un catéter en el espacio epidural en la parte inferior de la espalda que puede administrar el medicamento para aliviar el dolor que se necesita para adormecer la parte inferior del abdomen y el canal de parto. Uno de los principales beneficios de tener una epidural es que te permite permanecer alerta y despierta durante el parto, mientras elimina el dolor.

La inyección epidural puede tardar entre 10 y 20 minutos en comenzar a tener efecto, y la medicación que administran puede ajustarse o completarse según sea necesario para que te sintás cómoda.

El momento de colocación de la epidural es importante. Se puede prescribir una epidural poco después de que comiencen las contracciones a medida que avanzás tu trabajo de parto. La mayoría de los médicos recomiendan la epidural una vez que hayas comenzado el trabajo de parto activo, que es cuando las contracciones son más fuertes y más cercanas.

¿Duele la epidural?

Tener una aguja y un catéter insertado en la parte inferior de la espalda puede parecer un procedimiento doloroso, pero antes de insertar una epidural en el espacio que se encuentra fuera de la médula espinal, tu médico te administrará un anestésico local para bloquear este dolor.

Una vez que tenés la epidural, aún podés moverte y pujar, pero dependiendo de la medicación que tengás, es posible que no podás caminar. Aunque no sentirás ningún dolor, aún tendrás conocimiento de tus contracciones a medida que avancés en tu trabajo de parto.

¿Cuáles son los pros y contras de la epidural?

Tener una epidural es una decisión que vos y tu médico toman juntos. Sin embargo, es posible que deseés considerar los efectos secundarios y los riesgos de la epidural, así como sus beneficios, para saber si este método de alivio del dolor es adecuado para vos.

Estos son los principales beneficios que proporciona la epidural:

  • Elimina la mayor parte del dolor en la parte inferior del cuerpo sin afectar significativamente el trabajo de parto. Todavía sentirás presión y estiramientos durante el parto.
  • No te dejará dormir, por lo que puede permanecer alerta y despierta.

Los riesgos del bloqueo epidural pueden incluir:

  • Una disminución de la presión arterial que, a su vez, puede disminuir la frecuencia cardíaca del bebé.
  • Mayor tiempo de parto.
  • Dolores de cabeza.
  • Picazón.
  • Dolor en la espalda después del procedimiento.

Es posible que no sea recomendable pedir la epidural si te has sometido a una cirugía en la parte baja de la espalda, si estás tomando ciertos medicamentos, como anticoagulantes, o si tenés factores de coagulación sanguínea bajos.

Antes de que llegue tu gran día, explorá todas las opciones de alivio del dolor disponibles para encontrar la mejor opción para vos. Para algunas mujeres, una epidural es la mejor opción, pero incluso si decidís que no es para ti, hay otras maneras en que podés sentirte más cómoda durante el parto. Cualquiera que sea la decisión que tomés con tu médico, asegurate de tener la confianza de que es la opción correcta para vos. Una vez que te sintás preparada para el trabajo de parto y el parto en sí mismo, descubrí qué ocurre después del nacimiento.

También te puede interesar: