En lugar de sacrificar tiempo preciado entre vos y tu bebé, ¿por qué no lo incluís en tu rutina de ejercicios? Comenzá con estos ejercicios sencillos con tu bebé.

Salí de paseo. Ya sea que salgas a correr o a caminar, llevar a tu bebé con vos es una excelente forma de ejercitarte. Solo esperá a que tu bebé tenga seis meses de edad, de manera que pueda sentarse en el cochecito de paseo. Hacé partícipe a tu bebé hablándole o indicándole que observe el paisaje cuando pasean.

Tomá una clase.Ya sea de yoga o de aeróbicos, muchos gimnasios ofrecen clases para la mamá y el bebé. Te beneficiarás al tener un instructor que te guíe y te indique cuáles son los mejores ejercicios posparto. Además, tu bebé podrá ver a otras mamás y otros bebés en la sala.

Si necesitás un descanso, pedí al papá que lo cuide durante tu rutina de ejercicios.

Mamá y yo hacemos ejercicio Incorporar al bebé en los ejercicios de tonificación puede ser divertido para ambos. Comenzá con tres movimientos:

1. Ejercicios de estiramiento. Acostate boca abajo, mantené tus caderas en el piso y elevá tu pecho hacia el cielo. Colocá a tu bebé en el piso, frente a ti, y llenalo de besos cuando bajás.

2. Sentadillas. Sostené a tu bebé a medida que te colocás en cuclillas y te sentás en un banco del parque o un almohadón. Trabajá con el abdomen (como si alguien estuviera por golpearte en el estómago) a medida que te apoyás en los talones y retrocedes.

3. Trabajo de hombros. Parate erguida haciendo fuerza con el torso y sostené a tu bebé con seguridad. Elevalo en el aire, y al bajarlo llenalo de besos.

Los días en que no tenés ganas de hacer ejercicios, recordá que el bebé también necesita estimulación y aire libre. Saber que estás haciendo algo saludable, te ayudará a salir.

Banner V2