Las estrías son estriaciones o hendiduras rayadas en la piel que tienen un color rosado o rojizo/púrpura. El término médico es "striae gravidarum", que en latín significa rayas del embarazo y ocurre en aproximadamente el 90 por ciento de todos los embarazos debido al estiramiento de la piel causado por el aumento de peso de la madre y el bebé y el útero en crecimiento.

Es más probable que estas marcas aparezcan en los pechos, el abdomen o los muslos, sobre todo si tenés la piel clara o si subís de peso rápidamente. Después de que termine el embarazo, las mismas se desvanecerán poco a poco hasta llegar a un color plateado/blanco, pero nunca desaparecerán por completo. Hay varias cosas que podés hacer para minimizarlas:

  • Controlá que tu aumento de peso sea moderado, entre 11 y 14 kg (25 y 30 libras), y tratá de que el aumento sea de forma gradual en el transcurso del embarazo

  • Consumí una dieta saludable y bebé mucha agua

  • Hacé ejercicio regularmente para promover la circulación y fortalecer los músculos de apoyo

  • Usá un sostén a medida, que sujete bien

  • Aplicá cremas o lociones para ayudar con la sequedad o picazón en la piel. Sin embargo, estos productos no impedirán o alterarán las estrías, así que ignorá las declaraciones falsas y costosas que garantizan este efecto

Banner V2