Guía para dormir trimestre por trimestre

Guía para dormir trimestre por trimestre

Estar embarazada es algo agotador, ¿por qué te quedás acostada despierta y contando ovejas cuando más necesitás dormir? Tenés que saber que no estás sola.

Muchas futuras mamás tienen problemas para dormir cuando están embarazadas por los cambios hormonales y la incomodidad física de cargar un bebé. Aunque es muy frustrante, los expertos dicen que la situación tiene remedio, y como la salud de tu nuevo bebé depende de tu propia salud, cuanto más duermas durante tu embarazo, ¡mejor!

Cómo dormir durante el primer trimestre

Durante los primeros meses de tu embarazo podrías notar que necesitás orinar con más frecuencia a la mitad de la noche. Esto es normal, pero para no tener que ir muchas veces al baño, evitá tomar demasiados líquidos en las noches. Para compensar esto, solo asegurate de beber mucha agua durante el día. El estrés también puede hacer que las futuras mamás no puedan dormir, así que si te preocupa tu embarazo, tratá de tener un diario junto a tu cama y escribí todo lo que te preocupa antes de dormir. El hecho de escribir las preocupaciones te puede ayudar a aligerar tu estrés lo suficiente como para que puedas dormir.

Cómo dormir durante el segundo trimestre

Muchas futuras mamás descubren que su sueño mejora durante el segundo trimestre porque la necesidad de orinar durante la noche disminuye. Sin embargo, la cambiante forma de tu cuerpo puede presentar algunos problemas al dormir. A medida que tu bebé crece, descubrirás que dormir de costado con las rodillas dobladas puede ser la posición más cómoda. Aunque algunas almohadas colocadas estratégicamente pueden ayudarte a permanecer en esta posición, no te preocupes si ruedas sobre tu espalda a la mitad de la noche, esta es una de esas partes del embarazo sobre las que no tenés ningún control.

Cómo dormir durante el tercer trimestre

Durante el último trimestre de tu embarazo, la necesidad de orinar con frecuencia suele regresar, junto con acidez estomacal, calambres en las piernas y otras incomodidades causadas por tu creciente vientre. Para ayudarte a preparar tu cuerpo para dormir, hacé algo relajante antes de ir a la cama, como tomar un baño tibio de 15 minutos. Tener una rutina para la hora de dormir también puede ayudar a tu cuerpo a apagarse para descansar durante la noche. Aunque puede ser tentador trabajar hasta tarde preparándote para tu nuevo bebé, recordá que tus necesidades están primero. ¡La decoración del cuarto del bebé puede esperar hasta la mañana! Si encontrás una rutina para la hora de dormir que te funcione, asegurate de apegarte a ella. Aunque es posible dormir bien durante el embarazo, vas a descubrir que no es tan fácil cuando ya tenés al nuevo bebé en la casa, ¡así que dormí ahora todo lo que puedas!

También te puede interesar: