A210_2

Obstetra-ginecólogo: cómo encontrar un buen obstetra

A este punto puede que hayas pensado mucho acerca de encontrar un médico para tu embarazo y el nacimiento de tu hijo. Quizás ya hayas sacado un turno o visto a alguien. Muchas cosas emocionantes sucederán en cada semana de tu embarazo. En cualquier caso, quieres estar en buenas manos. Esta es la persona con quien, durante los próximos meses, tomarás algunas de las decisiones más importantes de tu vida (y la de tu bebé). ¿Cómo vas a encontrar a alguien de tu confianza y con quien te sientas cómoda?

Primero, piensa en el tipo de parto que deseas tener:

  • ¿Quieres dar a luz en casa o en un hospital?
  • ¿Quieres que tu médico acelere el parto con medicamentos o lo deje progresar de forma natural?
  • ¿Quieres que haya calmantes disponibles?

Las respuestas a estas preguntas te pueden ayudar a determinar con cuál de los tres tipos de médicos prenatales te gustará trabajar:

  • Un médico (también denominado doctor en medicina, ginecólogo-obstetra u obstetra).
  • Una enfermera (N.P.).
  • Una partera obstétrica certificada.

Médicos

Los doctores en medicina son la opción más frecuente en muchos países occidentales. Nueve de diez mujeres en los Estados Unidos, por ejemplo, eligen un Médico— ya sea un obstetra o un médico de familia — para la atención prenatal y el parto. Los obstetras tienen al menos cuatro años de formación especializada luego de la facultad de medicina, y solo se ocupan de la ginecología (la salud de la mujer) y de la obstetricia (embarazo y nacimiento). Los obstetras están formados para manejar cualquier emergencia que pueda surgir durante el parto, incluida la necesidad de una cesárea. Los médicos de familia tienen al menos tres años de formación especial luego de la facultad de medicina, pero tratan a toda la familia para todas las necesidades médicas, incluido el embarazo y el nacimiento. La mayoría de los médicos atiende partos en hospitales.

Parteras obstétricas certificadas

Cerca del 7 por ciento de las mujeres de los Estados Unidos emplea parteras obstétricas certificadas, que están especialmente formadas en la salud de la mujer, atención prenatal y nacimiento. Las parteras son enfermeras con una maestría o doctorado. Una partera no solo proporciona atención prenatal, sino que también atiende el parto. ¿Por qué elegirías una partera en lugar de un médico? Principalmente por la diferencia en las filosofías de nacimientos. Las parteras generalmente creen que debido a que el embarazo y el nacimiento son sucesos normales en la vida de una mujer, las mujeres embarazadas y en trabajo de parto no necesitan mucha intervención médica. Las parteras no usan medicinas para inducir el parto, generalmente no creen que los líquidos intravenosos sean necesarios durante el parto, animan a las mujeres a adoptar cualquier posición que deseen para el parto y el nacimiento, y apoyan la participación de familiares en el nacimiento. Si surgen complicaciones, derivan a sus pacientes a un médico (todas las parteras tienen arreglos de derivación con los médicos). Las parteras trabajan en hospitales y en centros de maternidad, y algunas asisten en partos en casas particulares.

Enfermeras especializadas

Las enfermeras especializadas están especialmente formadas en la salud de la mujer. Tienen licencia para proporcionar atención prenatal y exámenes físicos, pero no atienden partos. Generalmente trabajan en clínicas con un médico o partera, uno de los cuales atenderá el parto.

Preguntas y respuestas

Una vez que hayas decidido qué tipo de profesional se ajusta mejor a tus necesidades, puedes comenzar la búsqueda y preguntar a tus amigas acerca de sus experiencias. Aunque elegir un profesional sea una tarea personal, las recomendaciones de la gente de confianza son un buen punto de partida.

Tu próximo paso debería ser coordinar las consultas con los posibles profesionales y preguntarles sobre sus filosofías con respecto al nacimiento. ¿Por qué es importante? Algunas mujeres consideran muy importante ciertos aspectos de su parto: Puede que no quieran la episiotomía (una incisión que se realiza cerca de la vagina para dar más lugar al bebé para nacer), por ejemplo, o puede que quieran que sus otros hijos estén presentes en el parto. Si tienes ideas claras con respecto al nacimiento de tu bebé, será mejor que encuentres al profesional que se adapte a tus deseos—¡no esperes al momento del parto para descubrir si tu médico tiene una filosofía sobre el nacimiento igual o diferente ala tuya! Además, intenta descubrir si tu profesional tiene socios médicos y, de ser así, cuáles son sus filosofías sobre el nacimiento. La mayoría de los profesionales sí tiene socios;¡de otro modo, los médicos tendrían que estar en servicio las 24 horas del día, los siete días de la semana! Cualquiera de los socios podría terminar atendiendo el parto de tu bebé.

Hospitales y centros de maternidad

Pregunta a tu médico con qué hospital o centro de maternidad trabaja, y busca las políticas de ese lugar. Algunos hospitales tienen normas sobre quién puede estar presente durante el nacimiento, si se pueden tomar fotos, y si tu bebé puede quedarse contigo en lugar de que lo lleven a la guardería. Además, ten en cuenta que cada profesional admite pacientes solo para ciertos hospitales o centros de maternidad, así que, si te hiciste la idea de un establecimiento en particular, asegúrate de preguntar a los posibles profesionales si atienden partos ahí.

La mejor forma de encontrar la combinación perfecta es leer todo lo que puedas y hacer todas las preguntas que sean necesarias para sentirte segura con la elección del profesional.

Tú médico pronto podrá darte una fecha estimada de parto, mientras esperas seguramente estarás muy entusiasmada en saber cuándo llegará tu bebé. Por qué no usar la herramienta de Pampers para calcular tu fecha estimada de parto. Esto será de gran ayuda para entender en qué estado del embarazo estás y qué puedes esperara en las siguientes semanas y meses.

También te puede interesar: