Epidural: ¿Qué es y cómo funciona?

Placenta Previa: ¿qué es y qué medidas tomar?

La placenta previa es una condición que afecta a un pequeño porcentaje de las futuras mamás. Implica el crecimiento y posición anormal de la placenta, que es el órgano que aporta nutrientes y oxígeno y elimina los desechos del feto. Seguí leyendo para saber más sobre esta condición, las mejores formas de tratarla y las medidas a tomar.

¿Qué es la placenta previa?

En la mayoría de los embarazos, la placenta se adhiere a la parte lateral o superior del útero. La placenta previa es una afección rara en la que la placenta se encuentra baja en el útero y cubre parcial o completamente el cuello uterino. Esto puede causar sangrado severo en el momento del parto o incluso durante el embarazo.

Muchas mujeres que son diagnosticadas con placenta previa al principio del embarazo encuentran que la condición se resuelve por sí misma, especialmente en el caso de la placenta previa marginal, cuando el cuello uterino está cubierto solo parcialmente por la placenta. Pero en el caso de la placenta previa total, que es cuando la placenta cubre completamente el cuello uterino, es poco probable que se resuelva antes del nacimiento.

Tipos de placenta previa

¿Cuáles son los síntomas de la placenta previa?

El principal signo de placenta previa es la hemorragia indolora a través de la vagina en la segunda mitad del embarazo. Contactá a tu médico si experimentás sangrado vaginal en el segundo o tercer trimestre o si experimentás contracciones. Buscá atención médica de emergencia si el sangrado es severo.

¿Qué causa la placenta previa?

No se conocen las causas de la placenta previa, pero algunos posibles factores de riesgo incluyen si:

  • habés tenido un bebé anteriormente
  • habés tenido una cirugía u otro procedimiento que puede haber dejado una cicatriz en tu útero, como una cesárea o la eliminación de fibromas uterinos
  • habés tenido placenta previa antes
  • llevás gemelos, trillizos u otros múltiplos
  • tenés más de 35 años
  • fumás.

¿Qué riesgos implican la placenta previa?

Es importante que tu médico los controle a vos y a tu bebé para reducir el riesgo de complicaciones. Los posibles riesgos de placenta previa son:

  • Sangrado severo. Esto puede ocurrir antes, durante o después del parto.
  • Parto prematuro. El sangrado puede ser motivo para someterte a una cesárea de emergencia, incluso antes de que tu bebé esté a término completo.

¿Cómo puedo saber si tengo Placenta Previa?

Si tenés placenta previa, se mostrará durante los controles prenatales habituales o con el ultrasonido del segundo trimestre. Para estar segura o para obtener un diagnóstico más completo, tu médico también puede necesitar hacer una ecografía intra-vaginal, usando un dispositivo tipo varita colocado dentro de la vagina.

Si tu médico sospecha o nota signos de placenta previa, entonces puede hacer ultrasonidos adicionales para determinar la ubicación precisa de la placenta y evaluar si puede resolverse durante el transcurso de tu embarazo.

Sin embargo, si experimentás sangrado abundante durante el embarazo, consultá a tu médico o acudí al hospital de inmediato.

¿Qué puede hacer mi médico con respecto a la placenta previa?

La placenta previa es rara, y si la tenés, la gravedad de la afección también depende de factores como tu salud y la de tu bebé, qué tan avanzado está tu embarazo, la posición de la placenta, y en qué medida cubre el cuello uterino. Tu médico controlará si la placenta previa se resuelve por sí sola y, si no lo hace, tratará de que llegue lo más cerca posible del término completo.

Si estás retrasada en tu fecha de parto y tenés placenta previa, es posible que requieras una cesárea. Si tu placenta se encuentra en una posición baja, pero no cubre el cuello uterino, es posible que podás tener un parto vaginal, pero hablá con tu médico.

En cualquier caso, lo más importante que debés hacer es cuidarte, descansar lo más posible y evitar cualquier actividad que pueda desencadenar hemorragias, como el ejercicio.

No hay necesidad de preocuparse por la placenta previa si no te la han diagnosticado. Es una afección rara, e incluso si tu médico la diagnostica, es muy probable que desaparezca por sí sola. Y si no se resuelve sola, tus médicos saben cómo tratar esta condición para que vos y tu bebé estén seguros y saludables.

También te puede interesar: