Mujer embarazada despertándose para hacer pipí

Síntomas del embarazo: micción frecuente

Te debés estar preguntando si hacer pipí muy frecuentemente es un síntoma del embarazo o si las ganas de hacer pipí tan frecuentemente van a parar del todo. La verdad es que la micción frecuente es un síntoma común en el embarazo temprano, pero puede reaparecer hacia los últimos meses del embarazo cuando tu útero y tu bebé crezcan y presionen tu vejiga. Aunque puede ser muy molesto tener que ir al baño tan a menudo, no es un síntoma que deba preocuparte. Seguí leyendo para descubrir cuáles son las causas de orinar frecuentemente durante el embarazo, algunos consejos para ayudarte a sobrellevar la incomodidad, y aprendé a detectar cuándo la micción frecuente puede estar ligada a una condición médica, como por ejemplo, una infección del tracto urinario.

¿Cuáles son las causas de la micción frecuente durante el embarazo?

Lo que te hace tener que hacer tanto pipí es, normalmente, el aumento de la cantidad de sangre en tu cuerpo. Para procesar este flujo sanguíneo, tus riñones producen fluidos extra, que lógicamente terminan en tu vejiga. Así que, aunque tener que hacer pipí tan a menudo puede ser bastante molesto, podés estar tranquila porque es un síntoma normal del embarazo. Sin embargo, te compartimos algunas preguntas frecuentes y sus respuestas sobre este síntoma:

  • ¿Qué se considera micción frecuente en el embarazo?No hay un número establecido de visitas al baño que determine dicha frecuencia como alta, simplemente, se debe reconocer como el aumento en el número de veces que tenés que hacer pipí con respecto a antes de estar embarazada.
  • ¿Cuándo empieza la micción frecuente en el embarazo? Qué tan pronto se manifieste este síntoma difiere en cada mujer, pero puede que te encontrés haciendo más pipí de lo normal cerca de la sexta o de la octava semana de tu embarazo.
  • ¿Tendré que hacer pipí tan frecuentemente durante todo el embarazo? Es posible que la necesidad sea menor cuando estés en el segundo trimestre, sin embargo, podés sentir que las ganas de orinar frecuentemente vuelven a aparecer hacia los últimos meses del embarazo cuando tu útero y tu bebé crezcan y presionen tu vejiga. Hacia el final del tercer trimestre, cuando tu bebé baje y presione más tu pelvis y vejiga, es posible que tengás que correr al baño incluso más frecuentemente.
  • ¿Qué tan frecuentemente debería hacer pipí? Todo lo frecuente que necesités hacerlo. No es bueno que te aguantés las ganas.

Consejos para sobrellevar la micción frecuente en el embarazo

La verdad es que no hay manera de que podás evitar la micción frecuente, y tampoco querrás hacerlo, ya que es una consecuencia natural de beber suficiente líquido para mantenerte hidratada y saludable durante tu embarazo. Igual, te compartimos, algunos consejos que pueden hacerte la vida más fácil:

  • Inclinate hacia adelante cuando hagás pipí para que tu vejiga se vacíe completamente.
  • Para prevenir el aumento de las ganas de orinar durante la noche, tratá de no tomar mucha agua antes de irte a la cama.
  • Evitá consumir bebidas con cafeína, ya que te pueden hacer ir al baño más frecuentemente.
  • Practicá ejercicios de Kegel para fortalecer los músculos de tu suelo pélvico, ya que esto puede ayudar a prevenir que se te escapen unas gotas de orina cuando tosás, estornudés o te riás. Estos ejercicios son útiles antes y después del parto. (Si te das cuentas de que casi te hacés pipí cuando estornudás, considerá usar un protector diario en tu ropa interior.)
  • Si el color de tu orina es amarillo oscuro o casi naranja, ¡cuidado! Porque este puede ser un signo de deshidratación – aumentá la cantidad de agua y líquidos que consumás al día hasta que el color de tu orina vuelva a tomar su color normal: amarillo claro.
  • Antes de salir de casa o de empezar una reunión larga, ve al baño para evitar incomodidades más tarde. También podés tratar de investigar dónde hay un baño cerca del lugar al que irás, así evitás accidentes y prisas.

¿Puede la micción frecuente durante el embarazo ser signo de un problema de salud?

La micción frecuente es, normalmente, uno de los síntomas del embarazo. No obstante, algunas veces puede ser señal de una condición médica que puede requerir un tratamiento especial. Algunas de estas condiciones médicas pueden ser:

  • Infección en el tracto urinario. Muchas mujeres se preguntan si la micción frecuente durante el embarazo es una infección urinaria o simplemente un síntoma del embarazo. Si notás dolor, sensación de ardor mientras orinás, tenés fiebre, orina turbia, o ves rastros de sangre en tu orina, entonces es posible que sí tengás una infección urinaria. Puede que también sintás muchas ganas de orinar y cuando vas al baño solo salen un par de gotas. Las mujeres embarazadas sufren de un incremento en el riesgo de contraer una infección urinaria, especialmente entre la semana 6 y la 24, ya que el crecimiento del útero puede presionar el tracto urinario, y así aumentar las posibilidades de infecciones bacterianas. Si sospechás que tenés una infección urinaria, consultá a tu médico, ya que estas infecciones requieren de tratamiento, algunas veces incluso son necesarios los antibióticos.
  • Diabetes gestacional. Algunas veces la micción frecuente puede ser un signo de diabetes gestacional, generalmente, es una forma temporal de diabetes que aparece en un pequeño porcentaje de mujeres embarazadas. Tu médico seguramente te hará un examen para descartar la diabetes gestacional durante la semana 24 y 28 de tu embarazo. Cuando esta condición es tratada, la salud de tu bebé no se ve afectada, y normalmente la diabetes desaparecerá después de que haya nacido tu bebé. Si notás que presentás alguno de estos síntomas: sed constante, náuseas, cansancio y micción frecuente, dejale saber a tu médico en tu próximo control.

La micción frecuente durante el embarazo temprano es un síntoma común y usualmente no debe representar una señal de alarma. Aunque puede que sintás que estás haciendo pipí todo el tiempo, pensá que tendrás un descanso en el segundo trimestre y luego volverán las ganas de hacer pipí “todo el tiempo” durante el último trimestre. Una vez que haya nacido tu bebé, tus ganas de orinar tan frecuentemente habrán desaparecido, y solo tendrás que preocuparte de tu recién nacido.

También te puede interesar: