Symptoms not to ignore 605x240

Señales de alarma durante el embarazo que no debés ignorar

La mayoría de los síntomas que las mujeres experimentan durante el embarazo son normales. Aun cuando no sean agradables. Son, simplemente, el resultado de estar encinta. De todas maneras, es fácil preocuparse y preguntarse si todo está bien y cómo saber si algo anda mal. Aunque las verdaderas preocupaciones son raras, es bueno saber a qué poner atención. Seguí leyendo sobre las señales preocupantes en el embarazo que hacen necesario que consultés a tu doctor.

Síntomas preocupantes durante el embarazo

Recordá que algunos de estos síntomas pueden ser normales durante el embarazo, pero también pueden ser signos de algo más serio, de modo que es necesario que consultés a tu doctor en caso de que sintás algunos de estos síntomas:

  • Dolor abdominal persistente. Es común preguntarse: ¿Es el dolor abdominal un síntoma común en el embarazo? La incomodidad relacionada con el dolor en el ligamento redondo del útero, por ejemplo, puede ser perfectamente normal; pero el dolor abdominal, acompañado de fiebre o escalofríos puede ser un signo de que algo anda mal. En este caso, lo mejor es que contactés a tu médico de inmediato.
  • Intensos dolores de cabeza. Durante el embarazo, los dolores de cabeza pueden ser ocasionados por diversos factores, incluyendo los cambios hormonales, el estrés y la fatiga; pero si sentís que tu dolor de cabeza es muy fuerte, esto podría ser un signo de presión arterial alta o un trastorno de la presión arterial alta llamado preclamsia. La preclamsia es una enfermedad grave que necesita tratamiento médico para proteger tanto tu salud como la de tu bebé.
  • Cambios en la vista. Los cambios en la visión, como la pérdida temporal de la vista, la visión borrosa o la sensibilidad a la luz, pueden estar relacionados con complicaciones como la hipertensión del embarazo o la preclamsia.
  • Desmayos o mareos. Sentirse mareada puede ser un síntoma normal del embarazo temprano. También podés sentirte mareada en una etapa más avanzada del embarazo, debido a problemas circulatorios y bajos niveles de azúcar en la sangre. Pero si la sensación de mareo persiste, si te sentís débil o si te desmayás, o si tu mareo se combina con otros síntomas como visión borrosa, sangrado vaginal, dolores de cabeza o dolor en el abdomen, consultá a tu médico de inmediato para que la causa pueda ser identificada y tratada.
  • Aumento inusual de peso o hinchazón. A menudo, un gran aumento de peso (¡que no está relacionado con comer demasiado!) está asociado con la preclamsia. Podés advertir si el aumento de peso se combina con la hinchazón del rostro y de las manos (edema). Recordá, la hinchazón de los pies o de las manos puede ser normal, pero debe ser vigilada.
  • Ganas de orinar y sensación de ardor. Si sentís un aumento de la urgencia de orinar, pero te das cuenta de que solo salen unas pocas gotas, o si tenés una sensación de que te quemás cuando orinas, esto puede ser un signo de una infección en el tracto urinario. Otros síntomas de la infección urinaria pueden incluir fiebre, escalofríos u orina teñida de sangre. Tu médico debe diagnosticar tus síntomas y tratar la infección bacterial para evitar complicaciones. Tomá en cuenta que la micción frecuente es un síntoma común tanto durante el primer trimestre como más tarde durante el embarzo, en la medida en que tu bebé crece y presiona tu vejiga.
  • Vómito persistente o severo. Los vómitos, así como las náuseas, pueden ser un síntoma completamente normal del primer trimestre. Es más conocido como “náuseas matutinas”, ¡pero no necesariamente aparece solo por la mañana! Sin embargo, si tus náuseas son severas y se combinan con otros síntomas como mareos o vómitos con sangre, puede tratarse de una afección llamada hiperémesis gravídica o hyperemesis gravidarum, la cual requiere atención médica. Si después del primer trimestre experimentás vómitos, consultá a tu proveedor de salud, para descartar cualquier complicación y tratar la náusea.
  • Dolor intenso en el estómago, debajo de la caja toráxica. Si este dolor (especialmente si se combina con otros síntomas como visión borrosa, fuertes dolores de cabeza o náuseas) puede ser un signo de presión arterial alta y de la preeclamsia. Tu doctor debe controlar tu presión arterial durante las revisiones prenatales, pero si notás alguno de los síntomas de preclamsia, comunicate con tu médico de inmediato.
  • Picazón corporal. La picazón intensa sin erupción cutánea puede ser una condición comúnmente conocida como colestasis del embarazo, que es una afección hepática que puede ocurrir al final del embarazo. Comunicate con tu proveedor de atención médica de inmediato si notás una sensación de picazón extrema. Recordá que tener picazón en la piel durante el embarazo también puede ser completamente normal. Esto se debe a que la piel se estira, a medida que tu bebé crece y de que tu piel se estira, y puede resecarse causando picazón en áreas como el abdomen, los senos y los muslos.
  • Sangrado vaginal o manchado.Al principio del embarazo puede ser normal experimentar un manchado que se conoce como hemorragia de implantación, pero el sangrado también puede ser un signo de placenta previa o una infección cervical. En caso de duda, informá a tu médico si observás cualquier manchado o sangrado durante tu embarazo.
  • Contracciones uterinas tempranas (antes del final de las 37 semanas de embarazo). Aunque estas contracciones pueden ser las llamadas Braxton Hicks o contracciones falsas, y son perfectamente normales, si persisten (es decir, si no se detienen cuando te movés o cambiás de posición) y se vuelven dolorosas y regulares, pueden ser una señal de que estás por tener un parto prematuro. En este caso, es muy importante que contactés a tu médico de inmediato.
  • Goteo de líquido antes de las 37 semanas de embarazo. La rotura prematura de membranas, también conocida como “romper fuentes” o “hacer aguas”, puede manifestarse como un chorrito, filtración constante o bien como un chorro de líquido que sale de tu vagina antes de que el embarazo llegue a término. Llamá a tu médico de inmediato si notás cualquiera de estos síntomas. Dependiendo de cuántas semanas de embarazo tengás, tu doctor te aconsejará qué medidas tomar. Si tu embarazo pasa de la semana 38, la ruptura de la bolsa del líquido amniótico es una señal de que el parto comenzó.
  • Sentís que tu bebé se mueve con menos frecuencia. Por lo general, las mujeres sienten que el bebé se mueve, patea o da vuelta aproximadamente desde la semana 18 a la 25. Una vez que estás en el tercer trimestre, podés intentar monitorear los movimientos de tu bebé. Intentá llevá un diario de los movimientos de tu bebé: aproximadamente a la misma hora todos los días, acostate y apuntá cuánto tiempo te tomá sentir 10 patadas, vueltas o movimientos. Suele tomar solo unos minutos; pero si transcurre una hora sin ningún movimiento, comé un bocadillo liviano, recostate otra vez y volvé a intentarlo. Si notás ausencia de movimientos o si tu bebé no se mueve tanto como de costumbre durante un par de días, llamá a tu proveedor de atención médica para verificar que todo esté progresando bien.
  • Signos de embarazo ectópico. Algunos de los síntomas de un embarazo ectópico también son síntomas normales del embarazo temprano. Pero si notás un sangrado vaginal leve combinado con dolor abdominal o pélvico, sensación de vahído extremo o dolor en el hombro al inicio del embarazo, consultá a tu médico de inmediato.

Si experimentás alguno de estos síntomas, llamá a tu médico de inmediato, pero recordá que estos son sólo algunos de los síntomas de embarazo que nunca debes ignorar. Si tenés alguna duda o simplemente no te sentís bien, siempre es mejor que consultés a tu doctor. Así que no te preocupés, si existe un problema, tu médico obstetra lo atenderá de inmediato.

También te puede interesar: