Ayudá a tu hijo a aprender de dónde vienen los alimentos al crear un jardín de plantas. Incluso una pequeña zona en el jardín puede convertirse en su "finca". Si es invierno o vivís en una casa sin patio, podés crear un jardín interno en una macetera cerca de una ventana, pero cuidá que esté protegida y que siempre estés junto a tu hijo al trabajar en su finca.

Plantar las semillas

Plantá rábanos, frijoles enanos o lechuga: crecen rápido, así que tu hijo podrá ver los frutos de su labor en breve. Ayudá a tu hijo a plantar, regar y recolectar el cultivo. ¡Asegurate de festejar cuando terminen! Si podés, llevá a tu hijo de visita a una finca verdadera para ver cómo plantan o cómo recojen la cosecha.

Una oportunidad para aprender

Todo esto le enseña a tu hijo sobre el cuidado constante y le da responsabilidad; las dos cosas son más importantes que los cultivos en sí. No esperes demasiado de él a esta edad; ¡necesitará toda la ayuda que sea posible!

Banner V2