Muchos padres se preocupan por el desarrollo lingüístico de sus hijos. Es una parte vital del desarrollo de todos los niños y aquí te guiaremos para saber qué tenés que esperar y cuándo.

Cómo se comunican los bebés

Incluso antes de que puedan hablar, los niños pequeños tienen bastante habilidad para hacerse entender: lloran para demostrar que tienen hambre, gorjean cuando están felices, voltean la cara a la comida si no les gusta o señalan un juguete que quieren. Estos primeros sonidos y gestos son formas simples de comunicación que establecen los cimientos para una comunicación más rica y basada en el idioma más adelante.

Al igual que los adultos que aprenden una lengua extranjera, los niños pequeños, en general, comprenden más de lo que pueden hablar. Los expertos en desarrollo infantil hacen una distinción entre lo que lo que los niños pueden comprender (llamado "idioma receptivo") y lo que pueden decir (llamado "idioma expresivo"). Es fácil darte de cuenta de lo que tu hijo puede decir; solo tenés que escucharlo. ¿Pero cómo podés darte cuenta de lo que comprende? Una forma es observar cómo reacciona a las cosas que decís.

¿Cuándo aprenderá su nombre mi bebé?

Muchos niños comienzan a reconocer el sonido de su nombre cuando tienen entre 4 y 8 meses. Podés darte cuenta cuando esto sucede en tu bebé al decir su nombre suavemente y ver si se voltea para verte. Pero asegurate de que realmente esté reaccionando al nombre y no solo al tono o al sonido de tu voz.

¿Cuándo dirá mi bebé sus primeras palabras?

En general, los niños comienzan a decir sus primeras palabras no mucho después de cumplir un año. Pero cuando tienen aproximadamente 20 meses, muchos aprenden tanto como nueve palabras por día; más de 250 palabras nuevas al mes. Y, a menudo, cuando tienen alrededor de 2 años, los niños alcanzan otro logro: comienzan a combinar palabras en "oraciones" de dos o tres palabras, como "no hay leche" (que quiere decir "terminé mi leche" o "tiré mi taza de leche").

Es complicado indicar una edad específica en la que pueda preverse que todos los niños lleguen a una etapa particular de aprendizaje lingüístico. Sin embargo, la mayoría de los niños alcanzan logros lingüísticos básicos con pocos meses de diferencia. Si tenés preguntas o inquietudes con respecto al desarrollo lingüístico de tu hijo, asegurate de llevarlo al médico.

Lista de verificación de desarrollo del habla:

9 meses:

  • ¿Voltea la cabeza cuando decís su nombre suavemente?

  • ¿Balbucea palabras como "ma-má", "pa-pá" o "ba-bá"?

12 meses :

  • ¿Dice al menos una palabra?

18 meses

  • ¿Dice varias palabras por separado?

2 años

  • ¿Reconoce nombres de personas, objetos y partes del cuerpo?

  • ¿Señala un objeto o una imagen cuando se lo nombran?

  • ¿Repite palabras que escucha en conversaciones?

  • ¿Construye "oraciones" de dos o tres palabras?

  • ¿Sigue instrucciones simples?

Cómo ayudar a tu hijo a desarrollar el habla

1. Comenzá temprano

Desde el día de su nacimiento, podés hablarle, cantarle y leerle a tu hijo para ayudarlo a comenzar a transitar el camino del aprendizaje. Probá hablarle o cantarle durante la comida, el baño e incluso cuando le cambiás los pañales. Será valioso para tu bebé y divertido para los dos. Cuando le leas, hablale de la historia y de los dibujos.

2. Hablá con tu hijo

Incluso cuando tu hijo se encuentre en la etapa de balbuceo, pueden tener "conversaciones". Tratá el balbuceo de tu bebé como un idioma y respondé con palabras reales como si comprendieras lo que dice (incluso si no entendés) Después, dejá que te "responda" con más balbuceos. Puede parecer un juego tonto, pero le estás enseñando a tu hijo cómo funcionan las conversaciones y cómo tomar turnos para hablar y escuchar.

3. Jugá a nombrar objetos

Podés ayudar a tu hijo a aprender nuevas palabras al decir los nombres de sus cosas preferidas mientras los dos las usan: "Aquí viene el balón" o "Mmmm... cereal". Una vez que tu niño se familiarice con una palabra, también podés comprobar su comprensión al preguntarle "¿Dónde está el balón?" y dejar que responda señalándolo. O, cuando sea un poquito más grande y sepa decir la palabra, podés preguntarle: "¿Qué es esto?" y déjalo decir "¡Balón!"

4. Construir y expandir

Cuando tu hijo hable con oraciones de una o dos palabras, incluí el significado en tu respuesta. Por ejemplo, si dice: "Pato no", podrías responderle: "¿No querés el pato?" (O en un contexto diferente: "¿No encontrás el pato?"). De esta forma, podés confirmar que comprendés lo que él dice y al mismo tiempo le mostrás la estructura de la oración completa.

Es importante recordar que el desarrollo lingüístico más importante surge espontáneamente en las actividades que vos y tu hijo hacen a diario.

Aprovechá las oportunidades de hablar, leer, cantar y jugar con tu pequeño. Le ayudará a aprender y también ayudará a fortalecer el vínculo entre ustedes. Y lo más importante es que también se divertirán mientras lo hacen.

Banner V2