¿Qué son los cólicos? Causas, síntomas y tratamientos

¿Qué son los cólicos? Causas, síntomas y tratamientos

Casi todos los bebés -ya desde las dos semanas de nacidos- tienen un período de malestar en algún momento del día sin motivo aparente. Sin embargo, a veces la irritabilidad normal de un bebé se convierte en períodos prolongados de llanto que parecen no tener final y nada de lo que intentés hacer parece calmar al bebé. Estos episodios podrían indicar que el bebé tiene un cólico. Sigue leyendo para descubrir más acerca de los cólicos y lo que podés hacer para tratar de ayudar a consolar a tu pequeño.

¿Qué son los cólicos?

Los cólicos se pueden definir como episodios de llanto intenso, fuerte e inconsolable, sin motivo aparente, que suceden por tres horas o más al día, tres o más días a la semana, durante tres o más semanas seguidas. Estos episodios de llanto probablemente comiencen entre la segunda y la cuarta semana después del nacimiento del bebé, y pueden ocurrir a cualquier hora del día o de la noche, a menudo entre las 6 de la tarde y la medianoche.

Alrededor de 1 de cada 5 bebés experimenta cólicos. Independientemente del sexo del bebé, tanto niños como niñas padecen de cólicos en igual número, y los bebés amamantados y alimentados con fórmula, también se ven afectados de manera similar. Este intenso llanto suele ser peor en el segundo y el tercer mes de un bebé, pero la duración del cólico generalmente varía de un bebé a otro. Los cólicos suelen detenerse cuando el bebé tiene aproximadamente 6 meses de edad.

¿Cuáles son las causas de los cólicos?

Los expertos no están seguros de la causa exacta de los cólicos, pero aquí hay algunas explicaciones posibles:

  • El sistema digestivo del bebé aún se está desarrollando, causando molestias que el bebé comunica llorando.
  • Si el bebé sufre de reflujo gástrico, éste puede hacer que el bebé se sienta incómodo.
  • El bebé tiene gases y todo ese aire adicional le causa molestias.
  • Algunas investigaciones sugieren que las alergias alimentarias (a los alérgenos a los que el bebé está expuesto en la leche materna o en la fórmula) o la exposición al humo del tabaco pueden causar cólicos.

Síntomas de los cólicos

Es natural estar ansiosa por el desarrollo de tu recién nacido, y preguntarse sobre la diferencia entre los cólicos y el llanto normal. Si sospechás que tenés un bebé con cólicos, buscá las siguientes señales de cólico:

  • Extiende sus piernas o las estira hacia su barriga
  • Arquea la espalda mientras llora
  • Agita sus brazos y piernas mientras llora
  • Tiene la cara enrojecida mientras llora
  • Aprieta los puños mientras llora
  • A veces puede parecer sentir dolor
  • Tiene el estómago distendido y tienes muchos gases (pedos). Este síntoma podría deberse a que los bebés que lloran tragan mucho aire extra, o porque el gas no sale del todo con los eructos después de comer.

Ideas para ayudar a prevenir los cólicos

Muchos padres se sienten indefensos y confundidos sobre qué hacer para ayudar a su bebé con cólicos. Aquí hay algunas recomendaciones que podés probar y que podrían ayudar a limitar o prevenir el llanto antes de que comience:

  • Los estudios han demostrado que cargar al bebé y proporcionarle un buen contacto piel a piel en las primeras semanas de vida puede ayudar a limitar la duración de los episodios de llanto a medida que va creciendo.
  • Alimentá a tu bebé cada vez que parezca hambriento, no necesariamente en un horario de alimentación fijo.
  • Hacé eructar a tu bebé después de cada toma. Para esto, sostené a tu bebé sobre tu hombro y dale golpecitos suaves en su espalda.
  • Dale un chupete para ayudar a calmarlo antes de que se produzca el llanto.
  • Durante la lactancia o la alimentación con biberón, colocá a tu bebé lo más derecho posible para evitar que trague aire.
  • Si estás alimentando con biberón y tu bebé tiene cólicos, usá un tipo de biberón o tetina especial anti cólicos, esto puede ayudar a reducir la cantidad de aire que traga tu bebé.

¿Cómo calmar a un bebé con cólicos?

Una vez que se produce el llanto, estos trucos a veces pueden ayudar a aliviar los cólicos en los bebés:

  • Mecé a tu bebé para calmarlo.
  • Ofrecele un chupón: succionar puede ayudar a calmarlo.
  • Probá usar un columpio o moisés que se meza, ya que este movimiento puede ser reconfortante.
  • Caminá con tu bebé en un portabebés o sostenelo contra tu pecho. Tanto el movimiento como el contacto pueden aliviarlo.
  • Colocá a tu bebé sobre tu regazo, boca abajo, y frotale la espalda.
  • Poné la radio a un volumen bajo o encendé un ventilador o la aspiradora para crear un "ruido monótono". Esto también le puede ayudar.
  • Llevalo a dar un paseo en auto. El movimiento y el ruido pueden tener un efecto apaciguador.
  • Dale un baño tibio.
  • Dale un poco de espacio, ya que puede sentirse abrumado o sobre estimulado por luces o ruidos.

Recordá que a veces tu bebé llorará sin importar lo que hagas. Experimentá con diferentes técnicas; si un método no funciona dentro de una semana, probá algo más en la lista. Es posible que, para cuando hayás probado la mayoría de las cosas, tu bebé haya superado esta fase cólica.

Cómo manejar los cólicos, como padres

Cuando tu bebé tiene cólicos, es importante prestar atención a tu estado emocional. Cuidar a un bebé con cólicos puede ser difícil y hace que muchos padres se sientan ansiosos e inadecuados, por no mencionar que están llenos de estrés. Nota: no importa cuán frustrado te sientas, nunca sacudás a un bebé. Sacudir a un bebé puede causar sangrado en el cerebro, lo que puede ocasionar daños permanentes e incluso la muerte. Si te sentís fuera de control y no podés lidiar con el llanto de tu bebé, pedile a un adulto de confianza que cuide a tu bebé mientras recuperás la calma. Si estás a solas con tu pequeño, ponelo en la cuna u otro lugar seguro y salí de la habitación para tomar un descanso por unos pocos minutos.

Otros consejos para lidiar con la ansiedad son:

  • Solicitá y aceptá la ayuda de tus familiares y amigos que pueden cuidar al bebé durante breves períodos de tiempo, dándote un poco de tiempo libre, que además es muy necesario.
  • Hablá con tu médico sobre formas de ayudar a lidiar con la frustración que produce un bebé que llora constantemente.
  • Buscá grupos locales de madres o foros en línea para obtener más consejos y sugerencias de otros que estén pasando por lo mismo. Intentá descansar lo suficiente y dormí cuando tu bebé duerme.
  • No te sientas culpable por no poder calmar a tu bebé. Al abrazarlo y consolarlo, intentás hacer que se sienta mejor.
  • Mantenete positiva. Este período pasará, y tener un bebé con cólico no significa que tendrás un niño difícil en el futuro.

¿Cuándo consultar al pediatra?

Después de probar algunas de las técnicas apaciguadoras del cólico mencionadas anteriormente, es probable que sepás cuál de estas ideas es la más efectiva para tu pequeño. Sin embargo, si su llanto persiste y nada parece ayudar, podría ser hora de visitar al médico. Tu médico podrá confirmar los cólicos o proporcionar información sobre qué más podría estar causando un llanto excesivo.

Buscá ayuda médica si:

  • Los gritos son más agudos o suenan anormales
  • Los labios o la piel de tu bebé tienen un color azulado durante el llanto
  • Tu bebé está vomitando repetidamente o está perdiendo peso
  • Tu bebé tiene diarrea o sangre en las heces
  • Tu bebé está tomando menos leche, o hay menos pañales mojados de lo habitual

Mamá y papá, a pesar de cómo se pueden sentir cuando su bebé está llorando, recuerden que están haciendo un gran trabajo. Muy pronto, esta fase de llanto pasará, así que ánimo, ¡lo están haciendo muy bien!

Cuando estén listos, lean sobre qué otra cosa podría ser útil saber sobre el cuidado del bebé recién nacido.

También te puede interesar: