Bebé con costra láctea

¿Qué es la costra láctea y cómo puedo aliviar la piel de mi bebé?

¿Has notado escamas en la piel de la cabeza de tu bebé o en algún otro lugar de su cuerpo? Puede tratarse de una dermatitis seborreica infantil, mejor conocida como costra láctea. Esta condición de la piel es bastante común, y aunque puede parecer un poco desagradable, no es perjudicial para tu bebé. De hecho, generalmente desaparece en unos pocos meses. No hay una cura rápida para la costra láctea, pero hay algunas cosas que puedes hacer para ayudar a aliviar la piel de tu bebé.

¿Qué es la costar láctea?

La costra láctea se manifiesta como parches gruesos, aceitosos o escamosos que aparecen en el cuero cabelludo del recién nacido. A veces puede ir acompañada de un leve enrojecimiento o una erupción. La costra láctea puede también ser visible en la cara del bebé, incluidas las orejas, los párpados y la nariz, y en el área de la ingle. La buena noticia es que esta afección no es contagiosa y generalmente no es dolorosa, no causa comezón y no dejar cicatrices.

La seborrea infantil o costra láctea puede confundirse con afecciones como eczema o caspa, pero un profesional de la salud puede ayudar a confirmar el diagnóstico. A diferencia del eczema, la costra láctea generalmente no causa picazón ni incomoda.

En algunos casos la costra láctea aparece en bebés de pocos meses, no solamente en recién nacidos, incluso puede aparecer en niños pequeños. Tiende a durar solo unos pocos meses, y a menudo desaparece por sí sola, sin necesidad de tratamiento. En casos excepcionales la costra láctea puede durar un año o más, y es posible que se requiera de un champú o crema medicinal para ayudar a que desaparezca.

Causas de la costra láctea

No se sabe qué causa la costra láctea, pero los expertos dicen que no es causada por mala higiene ni por alergias. Un factor a considerar son las hormonas del embarazo que pasan de la madre al bebé antes de que nazca y durante la lactancia materna, lo que causa la producción de demasiado aceite (sebo) en las glándulas sebáceas y en los folículos capilares, y atrapa las células muertas de la piel. Otro colaborador puede ser malassezia, una levadura (hongo) que crece en el sebo junto con las bacterias normales de la piel.

¿Se puede tratar la costra láctea?

Estas gruesas escamas blancas o amarillas no son fáciles de eliminar, pero estos tratamientos para la costra láctea pueden ayudar a reducir su aparición:

  • Durante el baño del bebé usa un champú suave de PH neutro. Puedes pedirle a tu proveedor de atención médica que te recomiende un champú para tratar la seborrea infantil.
  • Peina suavemente el pelo de tu bebé y cepilla el cuero cabelludo con un cepillo de cerdas suaves para aflojar las escamas. No rasques ni frotes la piel, y lava con agua los copos que se vayan soltando durante el baño.
  • Si las escamas no se aflojan, considera la posibilidad de masajear con vaselina el cuero cabelludo de tu bebé para ayudar a levantar la piel rebelde y seca. Lava el cabello de tu bebé después con champú.

Cuándo acudir a un profesional de la salud

Si la costra láctea parece severa, o si se ha extendido a la cara o el cuerpo de tu bebé consulta tu médico o pediatra antes de lavar el pelo con champú. Tu proveedor de atención médica puede recetar un champú, crema medicinal o un tratamiento anti fúngico en caso de ser necesario. Es posible que hayas oído hablar de remedios naturales o caseros para la costra láctea, de todas maneras siempre es recomendable consultar a tu médico antes de probar cualquiera de estos.

La costra láctea puede lucir más alarmante de lo que es, sin embargo, es importante tener en cuenta que es muy común en bebés y niños pequeños, también recuerda que con el tiempo desaparecerá. Es posible que quieras leer más sobre consejos generales para el cuidado de la piel del bebé y sobre cómo tratar la pañalitis.

También te puede interesar: