A154_2

Cómo cambiar un pañal

Cambiarle los pañales al bebé es una actividad tan esencial para los padres como alimentarlo, aunque en ocasiones puede ser desafiante. Si tienes información sobre los aspectos básicos a la hora de cambiar los pañales, podrás mantener a tu bebé seco, cómodo y listo para dormir y jugar.

  • 1. Retira el pañal usado y limpia los pliegues de la piel del bebé con toallitas húmedas, como las toallitas húmedas Pampers Sensitive. Recuerda siempre limpiar al bebé desde adelante hacia atrás.
  • 2. Mientras está acostado boca arriba, levanta las piernas de tu bebé cuidadosamente tomándolo de los tobillos, y desliza el pañal nuevo por debajo de la cola, cuidando de poner la parte delatera mirando hacia el frente. Las marcas o diseños de color deben estar adelante, frente a ti.
  • 3. Cierra el pañal con las cintas reajustables, de forma tal que no le quede ni muy suelto ni muy ajustado, y puedas meter dos dedos cómodamente entre el pañal y el estómago de tu bebé.

CONSEJOS IMPORTANTES:

  • La primera caca o popó del bebé será espesa, de color verdoso, prácticamente de textura similar al alquitrán. Se llama meconio. Puede ser complicado limpiar al bebé en este momento, pero las toallitas húmedas para bebé pueden ser de gran ayuda.
  • Recuerda que es importante que revises el pañal de tu bebé con frecuencia, que lo cambies luego de cada caquita y después de haber dormido la siesta o de haberse alimentado.
  • Si es niño, cubre el pene con un pañal o un paño mientras lo cambias para evitar recibir una sorpresa.
  • Si notas que el pañal del bebé tiene fugas frecuentes, es posible que sea hora de comprar un tamaño de pañal más grande.

También te puede interesar: