Puede que hayas escuchado consejos de amigos y familiares sobre cómo calmar a tu bebé cuando llora, pero a veces lo mejor es recurrir a tus propias técnicas tranquilizadoras. Probá con los siguientes trucos.

  1. Asegurate de que tu bebé haya comido y esté seco. Por supuesto que un bebé con hambre y mojado va a llorar. Una vez que lo hayas cambiado y le hayas dado de comer, será más fácil calmarlo.

  2. Cargá a tu bebé. A veces, un bebé llora solo porque quiere que lo carguen. Así como vos amás a tu bebé, tu bebé también te ama y quiere sentir tus caricias.

  3. Acuná a tu bebé. Tu bebé disfruta del movimiento de balanceo. Es posible que sea todo lo que necesite para calmarse.

  4. Caminá alrededor de la casa. Un pequeño paseo alrededor de tu casa puede funcionar. Un cambio de escenario es, a veces, todo lo que se necesita.

  5. Poné un poco música. La música suave puede ayudar a que tu bebé deje de llorar. A veces, un ruido suave ayuda a distraer a tu bebé y a calmar el llanto. Cantarle también podría ayudar.

  6. Frotá o acariciá la espalda del bebé. Mientras sostenés a tu bebé en brazos, probá frotarle la espalda hacia arriba y hacia abajo, con un movimiento circular. Dar palmadas rítmicas puede imitar el latido del corazón, que es un sonido al que el bebé se acostumbró cuando estaba en el vientre materno.

Estas estrategias pueden hacer maravillas para que deje de llorar. Si aprendés algunas buenas maneras de consolar a tu bebé, ambos se sentirán mejor.

Banner V2