Síntomas de la mastitis y tratamiento

¿Qué es la mastitis y cómo tratarla?

La mastitis es una infección mamaria que generalmente causa dolor en los pechos y sensibilidad, algunas mujeres experimentan pezones duros. La mastitis es comúnmente padecida por las madres lactantes durante las primeras semanas de amamantar, aunque también puede presentarse en otras etapas de la lactancia. El tratamiento temprano de la infección es crucial para evitar el desarrollo de complicaciones. Para ayudar a tratar la mastitis, los proveedores de atención médica generalmente recetan antibióticos. La lactancia materna en realidad puede ayudar a prevenir y resolver la enfermedad, pero es importante utilizar las técnicas correctas así como conocer las posiciones ideales para amamantar que facilitan la tarea del bebé y ayudan a vaciar los pechos en cada toma. Sigue leyendo para conocer los síntomas y los factores de riesgo, y para conocer los pasos que puedes seguir para ayudar a prevenir y tratar la mastitis.

¿Qué es la mastitis?

La mastitis es una inflamación del tejido mamario producida por una infección. Generalmente afecta a las madres que amamantan (también conocida como mastitis por lactancia) y ocurre durante las primeras 6 a 12 semanas del establecimiento de la lactancia. Sin embargo, es cierto que puede ocurrir más adelante, no solo en las primeras semanas de vida del bebé. La mastitis puede ser dolorosa y puede poner en riesgo el establecimiento de la lactancia materna. ¡Pero no te desanimes! Una vez que la infección haya desaparecido podrás amamantar sin dolor y disfrutar plenamente de este tiempo compartido con tu bebé.

Señales y síntomas de mastitis

Cuando comienzas a amamantar es normal tener un poco de dolor en los pechos o sensibilidad, entonces te preguntarás ¿por qué me duelen los pechos? o ¿cómo se siente la mastitis? Estas son algunas de las señales y síntomas de la mastitis:

  • Dolor en los pechos o sensación de ardor durante la lactancia. La mastitis suele afectar un solo seno, muy rara vez se siente en ambos pechos.
  • Hinchazón del seno
  • Sensación de intenso calor en el pecho
  • Enrojecimiento de la mama (algunas veces el seno parece tomar forma de cuña)
  • Fiebre y escalofríos.

¿Cuáles son las causas de la mastitis?

Las principales causas de mastitis suelen ser:

  • Leche materna atrapada. Si la técnica de amamantamiento es incorrecta, es posible que el seno no se vacíe por completo cuando tu bebé termine de comer. La leche materna atrapada puede causar dolor en los senos y potencialmente provocar una infección. Por eso es recomendable consultar una asesora de lactancia certificada.
  • Conducto de leche bloqueado. Si un conducto de leche se obstruye, puede producirse una acumulación de leche. Si el bloqueo no se trata, puede producirse una infección de los senos.
  • Bacterias. Las bacterias que viven en la piel o en la boca del bebé pueden ingresar a los conductos de la leche a través de una grieta en la piel del pezón, o de una abertura del conducto de la leche.
  • Algunas madres son más susceptibles que otras, y algunos factores de riesgo incluyen:
  • Pezones agrietados
  • Permanecer en una sola posición mientras amamantas, lo que hace que la mama no se drene completamente
  • Usar un sujetador demasiado ajustado o que presione el pecho, lo que puede restringir el flujo de leche
  • El cansancio y el estrés pueden también influir en el proceso inflamatorio. ¡Pero qué madre no está cansada en las primeras semanas con su bebé! ¡Ánimo!
  • Haber tenido mastitis previamente puede aumentar el riesgo de mastitis recurrente por lactancia.

Cómo prevenir la mastitis

Algunas recomendaciones que pueden ayudar a prevenir la mastitis:

  • Asegúrate de que tu bebé se prenda correctamente al pecho mientras amamantas.
  • Cambia de posición mientras amamantas para ayudar a vaciar completamente cada seno.
  • Asegúrate de que tu bebé vacíe un pecho antes de cambiarlo a otro.
  • Amamanta tan a menudo como puedas y por el tiempo que tu bebé lo pida. No dejes pasar demasiado tiempo entre cada toma.
  • Lee más sobre la lactancia materna, consulta una asesora de lactancia certificada para aprender las técnicas correctas para amamantar, así como resolver las dudas que puedas tener, ya que cada experiencia es diferente.

Eventualmente, cuando desees destetar a tu bebé puedes llevar a cabo el proceso de destete sin contraer mastitis, para esto es imprescindible que hables con tu asesora de lactancia o proveedor de atención médica para obtener más información.

Amamantar con mastitis

Puedes amamantar con mastitis. Quizá sea un poco incómodo al principio, pero la lactancia suele ayudar a resolver el problema más rápido. También es seguro y bueno para tu bebé. Las propiedades antibacterianas de la leche materna ayudan a proteger a tu bebé contra la infección. Consulta a tu médico sobre darle pecho a tu bebé en caso de que debas tomar antibióticos para combatir la mastitis, y solicita que te receten un antibiótico compatible con la lactancia.

Tratamiento para la mastitis

Es importante tratar la mastitis tan pronto como te des cuenta de padecerla. Al principio puedes tener síntomas parecidos al resfriado común, seguidos por dolor en los pechos. En este punto, es importante hablar con tu proveedor de atención médica sobre cómo tratar la mastitis, ya que si no se trata, puede formar un absceso y puede llegar a requerir un drenaje profesional. Los antibióticos tomados vía oral son la prescripción más común para tratar la mastitis, sin embargo, en muchos casos no es necesario llegar a tomarlos si consultas a tiempo tu asesora de lactancia y aplicas las técnicas recomendadas para dar el pecho. En caso de tener episodios de mastitis recurrente es importante comunicarte tanto con tu asesora de lactancia, así como con tu médico obstetra.

Estos consejos también pueden ayudarte a aliviar la mastitis:

  • Sigue los consejos de prevención que te hemos dado más arriba, por ejemplo, amamantar regularmente ayuda a reducir la inflamación y desbloquear los conductos de leche. Recuerda que la lactancia practicada correctamente puede ayudar a resolver la mastitis y evitar que la infección requiera de antibióticos. Conoce más de los beneficios de la lactancia materna, así como sobre cómo alimentar al recién nacido.
  • Pregúntale a tu médico si puedes tomar un analgésico para ayudar a reducir las molestias en los pechos
  • Descansa cuando tu bebé duerme ya que descansar en la cama con tu bebé también puede alentar amamantar más frecuentemente y aumentar la producción de leche materna.
  • Bebe mucha agua para ayudar a tu cuerpo a combatir la infección y a seguir produciendo leche.
  • Si la lactancia es demasiado dolorosa, intenta extraer algo de la leche materna con un extractor, así alivias un poco las molestias y puedes seguir amamantando.
  • Usa un sujetador para lactancia, así tendrás el soporte necesario para tus senos.

La mastitis puede ser realmente desalentadora, pero no tiene que ser un motivo para desanimarte y dejar de amamantar. Una vez que la inflamación haya desaparecido tu lactancia volverá a ser como disfrutar nuevamente de esa hermosa manera de alimentar a tu bebé y compartir lindos momentos juntos.

También te puede interesar: