Remedios para el estreñimiento infantil

Estreñimiento en bebés y niños pequeños

Es importante que sepás que el estreñimiento es la evacuación infrecuente y un poco dolorosa de deposiciones duras; es un problema común que afecta al 3 por ciento de los niños en edad preescolar y a entre el 1 y 2 por ciento de los niños en edad escolar.

Evacuar las deposiciones una vez cada varios días es normal, si es el patrón habitual de tu hijo. De hecho, el 96 por ciento de los niños de entre 3 y 4 años muestran enormes variaciones en cuanto a la frecuencia de las evacuaciones intestinales: desde tres veces por día hasta tres veces por semana, todo es posible.

Causas del Estreñimiento en Niños

La causa del estreñimiento puede ser cualquiera de las siguientes:

  • Dieta: Insuficientes alimentos ricos en fibra.

  • Comportamiento: Tu hijo puede haber intentado controlar la defecación durante el período en que comenzaste a enseñarle a ir al baño.

  • Dolor: Cuando el proceso de ir al baño es un poco doloroso, puede hacer que tu hijo tenga miedo de hacer fuerza para eliminar las deposiciones y esto inhibe la actividad intestinal.

Cualquiera que haya sido la causa original, las deposiciones se van acumulando y se vuelven más grandes y duras. Como sienten incomodidad al evacuar, el problema se perpetúa cuando el niño se resiste a relajarse y dejar que la naturaleza siga su curso.

Incontinencia Estreñimiento por Rebalse

Cuando el estreñimiento se mantiene durante un tiempo, a veces las deposiciones blandas nuevas que vienen detrás se filtran a través de las deposiciones duras antiguas. En la ropa interior de tu hijo pueden aparecer manchas de deposiciones semilíquidas o con aspecto de diarrea. Esta afección de aspecto similar a la diarrea, conocida como incontinencia por rebalse no es controlable por tu hijo; sin embargo, es una señal de que hay que hacer algo, especialmente si el hecho de manchar la ropa afecta a tu hijo.

Estreñimiento: Remedios naturales para combatirlo

Debido a que hay algunas afecciones físicas y médicas que pueden generar estreñimiento, es recomendable consultar a tu pediatra o médico para descartarlas. Tu hijo probablemente no necesite realizarse gran cantidad de exámenes; en general el doctor revisará los antecedentes del problema, controlará la altura y el peso de tu hijo y hará una revisión física general. En algunas ocasiones puede ser necesario explorar el recto pero si se hace con delicadeza, no será traumático ni doloroso.

Para combatir el estreñimiento, podés considerar hacer estos cambios sencillos en la dieta de tu bebé:

  • Agua o jugo de fruta. Ofrécele una pequeña cantidad de agua o una porción diaria de jugo puro de manzana, ciruela o pera, además de la alimentación habitual. Estos jugos contienen sorbitol, un edulcorante que actúa como un laxante. 

  • Comida para bebés. Si tu bebé come alimentos sólidos, prueba con puré de guisantes o ciruelas pasas, que contienen más fibra que otras frutas y verduras. También podés ofrecer trigo integral, cebada o cereales multigrano, que contienen más fibra que el cereal de arroz.

Si tu bebé está teniendo problemas, si han pasado algunos días desde su última evacuación y los cambios en la dieta no han sido eficaces, podría ser útil colocar un supositorio de glicerina para bebés en su ano. Sin embargo, los supositorios de glicerina solo están diseñados para uso ocasional. No uses aceite mineral, laxantes estimulantes o enemas para tratar el estreñimiento infantil.

Reeducar al Intestino

El primer paso es ayudar al cuerpo a expulsar las deposiciones duras. Hay varias opciones. Tu pediatra puede comenzar con un simple supositorio para bebé de glicerina o sugerir un enema pediátrico.

Para mantener las deposiciones blandas, quizás indique que tu hijo tome aceite mineral u otro agente que ablande las deposiciones durante algunas semanas o incluso meses. El objetivo es reeducar los intestinos, es decir, favorecer el tránsito intestinal y establecer una rutina regular para ir al baño, lo que ayudará a que las paredes intestinales estiradas recuperen la fuerza y la musculatura y así, aliviar el estreñimiento.

Agregar fibra

Si te preguntás qué es bueno para el estreñimiento o qué remedios caseros para el estreñimiento son buenos, también es necesario que revises la dieta de tu hijo. En el caso de los niños que beben cantidades excesivas de leche o que evitan las frutas, verduras, cereales y panes integrales, es posible que simplemente se trate de una ingesta insuficiente en fibras, lo ideal es consumir alimentos con alto contenido de fibra, especialmente fibra soluble.

Para favorecer el tránsito intestinal, y como remedio natural, agrega fibra de todas las maneras posibles: manzanas y peras en lugar de bananas, barras de granola en lugar de barras de chocolate, galletas de avena en lugar de galletas comunes, y pan integral en lugar de pan blanco. Los refrigerios de verduras crudas con un rico aderezo también son un buen truco para aumentar el consumo de verduras. Y para los más quisquillosos, el pediatra puede recetar un suplemento de fibras.

Concéntrate en la recompensa

Evita castigar a tu hijo o mostrar ansiedad o descontento cuando lo veas retener las deposiciones o él se muestre renuente a evacuar. En su lugar, establece una serie de recompensas cuando logre hacerlo.

Considerá que puede haber algunas molestias abdominales o pequeñas cantidades de sangre involucradas (que no debe preocuparte), pero si el abdomen de tu hijo se inflama de repente o si tiene estreñimiento crónico, vómitos o si hay cantidades relevantes de sangre o dolor, es momento de consultar a tu médico.

Por último, recuerda que el estreñimiento es un problema común en los niños pequeños, especialmente en los niños delicados para comer. ¡Modificar la dieta de tu hijo para combatir el estreñimiento puede ser más fácil de lo que piensas!

Fuentes

Sobre el contenido aquí publicado

La información de este artículo se basa en las recomendaciones de expertos que se encuentran en fuentes rigurosas: médicas, institucionales y/o gubernamentales. En ninguna circunstancia, el contenido de esta página debe reemplazar las sugerencias médicas y/o de especialistas. Es responsabilidad del lector siempre acudir a los profesionales para obtener orientación precisa. Para más información de nuestros lineamientos editoriales, consulta el apartado Ética Editorial de Pampers®.