¿Qué hacer si mi bebé pierde un diente de un golpe?

¿Qué hacer si mi bebé pierde un diente de un golpe?

Cuando recién aparecen los primeros dientes, una de las últimas cosas que se espera que suceda es que se rompa o pierda un diente. Sin embargo, es bastante usual que los bebés y niños pequeños se dañen sus dientes cuando se tropiezan jugando o descubriendo el mundo. Ser curiosos y explorar todo lo que los rodea es uno de los placeres de la primera infancia. Pero a veces ese sentido de aventura junto a la falta de temor del niño puede llevar a lesiones y daños; por lo tanto, es bueno saber qué hacer en caso de accidente.

 

¿Qué hacer si mi bebé pierde un diente de un golpe?

Cuando un bebé se daña o pierde un diente, fácilmente podrían los dos entrar en pánico. Así que si se te acerca diente en mano y con la boca llena de sangre, mantén la calma para no angustiarlo aún más. La boca tiene un buen suministro de sangre, razón por la cual las cosas a menudo lucen peor de lo que realmente son. La buena noticia es que por la misma razón también se sana rápidamente — algo reconfortante de saber.

 

¿Debería ir directamente al dentista?

Si tu bebé pierde un diente, lo mejor es hablar con su dentista inmediatamente para solicitar orientación experta. En el momento del accidente, revisa que tu bebé no tenga ninguna otra herida. Luego, mantén el diente humedecido en un recipiente con leche y llama al dentista para solicitarle asesoramiento. Con los dientes de leche, es probable que el dentista decida que lo mejor es dejarlo para el hada de los dientes y no re-insertarlo, algo que posiblemente afecte el crecimiento posterior de los dientes permanentes.

 

¿Qué hacer si sus encías también comienzan a sangrar?

Si las encías del bebé comienzan a sangrar, aplica presión con una gasa humedecida en agua hasta que se detenga el sangrado. Intenta distraer a tu bebé con su peluche favorito o un juego como escondidillas para aliviar el dolor y sacarlo de la mente del niño.

 

¿Qué hacer si mi bebé se cayó pero no hay sangre ni dientes faltantes?

Lo más probable es que tu bebé no necesite una visita al dentista si no siente dolores y no hay sangrado o lesiones en las encías. Pero si se ha aflojado un diente, llévalo al dentista ya que se puede haber dañado el nervio. Si el diente está inestable, el dentista tal vez decida extraerlo para que no se convierta en un riesgo de asfixia.

 

¿Qué debo hacer si su diente se quiebra o fractura?

Los dientes de los bebés se dañan con mayor facilidad que los de los adultos ya que la corona (la parte de los dientes que se ve) es mucho más larga que la raíz, haciéndolos más instables que el diente de un adulto. Sin embargo, si algún diente de tu bebé se ha quebrado o roto, pero no parece estar demasiado debilitado, no hay necesidad de correr al dentista. De cualquier modo, es una buena idea revisarlo. El dentista podrá cerciorarse de que no haya ningún daño que pueda no ser aparente a la vista de quien no es experto.

 

¿Cómo puedo minimizar la posibilidad de que mi bebé se dañe sus dientes?

Preparar la casa a prueba de bebés, cubriendo las esquinas cortantes puede ayudar a disminuir la probabilidad de una visita de emergencia al dentista. Posiblemente también puedas colocar tapetes de goma en los pisos duros a manera de precaución adicional.

 

¿Qué hacer si mi niño pierde uno de sus dientes permanentes?

Para los niños más grandes que han perdido un diente permanente es incluso más importante tomar acción inmediata. Encuentra el diente, tómalo de la parte de arriba o de la corona, no de la raíz, y, sin lavar el diente, colócalo en leche para mantenerlo húmedo. La Asociación Dental Americana sugiere que los padres deberían tratar de colocar el diente permanente nuevamente en su soporte, sin tocar la raíz. Si puedes hacer eso, haz que tu niño mastique una gasa mientras que tú haces los arreglos para ir al dentista. Si no puedes, lleva al niño junto con el diente en leche inmediatamente al dentista.

También te puede interesar: