Protección infantil: compuertas y barandillas

Si tu bebé recién comienza a caminar, probablemente no esté listo para las escaleras. Tenés que ir un poco más despacio y tomar algunas precauciones.

  1. Instalá puertas. Aunque esté mejorando al caminar, aún no estará listo para subir escaleras por un tiempo. Puede que quiera independizarse, pero comunicale a tu bebé que, si quiere usar las escaleras, necesitará tu ayuda para abrir la puerta y subir o bajar de tu mano.

  2. Trepar primero, deslizarse después. Bajar la escalera es más difícil que subirlas. Sería bueno que le enseñaras a tu bebé cómo deslizarse de panza para bajar la escalera, con los pies primero. Este es el método más seguro por ahora, y también lo podés abordar como un juego.

  3. Sujetarse fuerte. Cuando tu bebé esté lo suficientemente preparado para subir y bajar escaleras sin ayuda, enseñale que siempre se agarre de la baranda para que esté seguro.

Las cosas avanzan realmente rápido a partir de ahora, así que quedate cerca para supervisar el progreso de tu bebé al subir, y más adelante, al bajar la escalera.

Sobre el contenido aquí publicado

La información de este artículo se basa en las recomendaciones de expertos que se encuentran en fuentes rigurosas: médicas, institucionales y/o gubernamentales. En ninguna circunstancia, el contenido de esta página debe reemplazar las sugerencias médicas y/o de especialistas. Es responsabilidad del lector siempre acudir a los profesionales para obtener orientación precisa. Para más información de nuestros lineamientos editoriales, consulta el apartado Ética Editorial de Pampers®.