La Guía del Control Prenatal

Recibir una buena atención prenatal durante el embarazo es importante tanto para vos como para tu bebé. 

La atención médica prenatal puede ayudar a aumentar tus posibilidades de tener un embarazo a término y dar a luz a un bebé saludable. Además, realizar visitas regulares a tu médico ofrece una gran oportunidad de obtener respuestas a cualquier pregunta que tengás sobre tu embarazo y el nacimiento de tu bebé. 

Tenés muchas opciones cuando se trata de tu cuidado prenatal. Esta guía podé ayudarte a comprender qué tipos de atención médica prenatal pueden ofrecerte y describe algunas opciones.

Seguí leyendo para saber por qué es importante tener controles prenatales, cómo elegir un buen médico, qué sucede durante tus visitas, qué pruebas pueden recomendarse como parte del programa y más. 

¿Qué es un control prenatal y por qué es importante?

El control prenatal, como su nombre lo indica, es la atención médica que recibes durante tu embarazo. Consiste en chequeos médicos regulares que pueden incluir varios tipos de pruebas y exámenes, junto con la oportunidad de analizar lo que podría suceder en lo que respecta a tu embarazo, parto y nacimiento de tu bebé.  

Si te preguntás por qué es importante tener un control prenatal, es porque te ayudá a vos y a tu bebé a que se mantengan saludables y seguros. Con el control prenatal, tu médico, enfermera o partera pueden detectar cualquier problema de salud a tiempo y tratarlo. 

Otro beneficio de la atención médica prenatal es que tenés la oportunidad de recibir orientación de tu médico sobre cómo tener un embarazo saludable. 

Lo ideal es que visites a tu médico cuando decidas por primera vez quedar embarazada. Cuidar tu salud y prepararte para una concepción exitosa te ayudá a encaminarte hacia un embarazo saludable.

Si acabas de descubrir que estás embarazada y no tuviste la oportunidad de visitar a tu médico antes, no te preocupes. Sin duda aún te beneficiarás de un excelente control prenatal para ayudar a garantizar que tengas un embarazo saludable. 

Una vez que hayas elegido a tu médico de atención médica prenatal, éste planificará tu programa, incluido el momento de tu primer control prenatal.

Cómo elegir a tu médico de control prenatal

Encontrar a un médico profesional es una de las decisiones más importantes que tomarás en las primeras etapas de tu embarazo. 

Querrás elegir a un médico de atención prenatal con buena reputación, por supuesto, pero también es crucial que te escuche, se preocupe por tus preferencias y te respete. La clave es elegir a alguien con quien te sintás cómoda. 

Otra cosa a considerar al comenzar la búsqueda de un médico de control prenatal es dónde deseas tener a tu bebé. Si prefieres tener a tu bebé en un hospital o centro de maternidad específico, o si estás considerando un parto en casa, asegúrate de que tu médico apoye tu elección y podás dar a luz a tu bebé en el lugar que desees. 

Tu médico actual podé darte recomendaciones para un médico de control prenatal, y también podés preguntar a las mamás de tu círculo sus opiniones sobre los médicos de cuidado prenatal. 

Tu seguro de salud también tendrá una lista que podés consultar para ayudarte a encontrar un médico de control prenatal. 

A medida que investigas, descubrirás que hay diferentes tipos de médicos que pueden brindarte atención durante tu embarazo, el trabajo de parto y el nacimiento. Dependiendo de tu embarazo y preferencias, es posible que acabes acudiendo a uno o la combinación de los siguientes:

  • Ginecólogos-Obstetras. Estos médicos se especializan en el cuidado de la salud de la mujer. 

  • Especialistas en Medicina Materno-Fetal. Estos médicos, también llamados perinatólogos tienen la misma capacitación especializada que los obstetras y ginecólogos, además de capacitación adicional en obstetricia de alto riesgo. Este tipo de médico puede ser lo que necesitás si lo tuyo es un embarazo de alto riesgo. 

  • Los médicos de la familia. Los médicos de atención familiar también tienen cierta formación en obstetricia. Un médico de familia puede atenderte si tu embarazo es sencillo y de bajo riesgo. 

  • Enfermeras parteras certificadas. Estas profesionales especialmente capacitadas pueden brindarte atención si tenés un embarazo de bajo riesgo. Las enfermeras parteras certificadas son enfermeras tituladas con un posgrado en obstetricia. Las enfermeras se han graduado de un programa educativo de obstetricia acreditado. Han cumplido los mismos requisitos de obstetricia que las enfermeras diplomadas, pero no tienen la capacitación adicional que tienen las enfermeras. Ambos suelen trabajar con médico calificado, como un ginecólogo-obstetra o un médico de familia que brinda apoyo adicional.

  • Enfermeras practicantes de familia o enfermeras practicantes de salud de la mujer. Estas enfermeras reciben capacitación avanzada en el cuidado de todos los miembros de la familia o en el cuidado de las mujeres de todas las edades, incluidas las mujeres embarazadas. 

  • Doulas. Las doulas no están capacitadas médicamente y no reemplazan a un médico o enfermera pero están capacitadas para guiarte durante el trabajo de parto. Las doulas te pueden apoyar y a tu pareja durante el parto y el posparto. 

Horario de tus controles prenatales

Tan pronto como sepas que estás embarazada, llamá a tu médico para programar una cita. Esta primera visita de control prenatal podé tener lugar entre las 6 y 8 semanas de embarazo. 

Si no tenés algún factor de riesgo que complique tu embarazo, tu médico de atención prenatal podé recomendarte el programa estándar de controles, que es:

Debés tomar en cuenta que si tu embarazo es de alto riesgo o si surge una circunstancia especial, tu médico podé programar pruebas adicionales o controles prenatales más frecuentes.

Tu médico determinará si tu embarazo se considera de alto riesgo tomando en cuenta ciertos factores, como si vos:

  • Tenés 35 años o más, o tenés 17 años o menos

  • Tenías bajo peso o sobrepeso antes de quedar embarazada

  • Tenés presión alta, diabetes, depresión u otro problema de salud

  • Estás embarazada de mellizos, trillizos u otros múltiples

  • Tuviste un embarazo anterior que incluyó problemas como parto prematuro, o tuvo un hijo con un defecto de nacimiento.

Qué podría suceder en tus visitas de atención prenatal

La mayoría de tus controles prenatales incluirán:

  • Controlar tu peso y presión arterial

  • Medición de tu abdomen para monitorear el crecimiento de tu bebé

  • Controlar el ritmo cardíaco de tu bebé

Durante cada una de tus visitas, tu médico te hará varias preguntas y, en ocasiones, te ofrecerá varias pruebas prenatales.

Entre visitas mantén una lista de cualquier pregunta o inquietud que tengas y asegúrate de plantearlas durante tu próxima visita prenatal.

Por supuesto, si algo es urgente o angustiante, o si experimentas algún síntoma de embarazo qué crees que no debe ignorarse, puedes comunicarte con tu médico en cualquier momento.

Tipos de pruebas prenatales

Las pruebas prenatales se te ofrecerán a lo largo de tu embarazo. Algunas pruebas prenatales se realizarán varias veces durante tu embarazo y otras solo en determinados momentos o bajo condiciones específicas.

Dos tipos principales de pruebas prenatales son las de detección y las de diagnóstico: 

Pruebas de cribado. Estas pruebas prenatales estándar ayudan a determinar si existe la posibilidad de un riesgo para tu salud o la de tu bebé. Si las pruebas de detección muestran que vos o tu bebé podrían estar en riesgo de padecer algún tipo de problema de salud, es posible que se recomiende una prueba de diagnóstico. Las pruebas de detección generalmente no representan ningún riesgo para vos o tu bebé. Las pruebas de detección estándar verifican cosas como: 

  • Tu tipo de sangre

  • Tu presión arterial, que puede ayudar a determinar si tenés un trastorno de presión arterial llamado preeclampsia

  • Si tenés o no una condición de anemia o diabetes gestacional

  • Si tenés o no una enfermedad de transmisión sexual o cáncer cérvicouterino

  • Tus niveles de proteína, signos de infección o niveles de azúcar en la sangre

  • El tamaño, la edad y la posición de tu bebé en tu útero

Pruebas de diagnóstico. Estas pruebas ayudan a tu médico a confirmar si tu bebé tiene una determinada condición de salud. Las pruebas de diagnóstico se realizan cuando los resultados de una prueba de detección indican que podría haber un riesgo para vos o tu bebé. 

Atención Médica Prenatal del Primer Trimestre: Visitas y Pruebas

Durante tu primera visita de atención médica prenatal, se te realizará un examen físico completo, se te harán análisis de sangre y obtendrás una fecha estimada de parto, que te permitirá saber aproximadamente cuánto tiempo de embarazo tenés.

Tu médico puede recetarte vitaminas prenatales, como un multivitamínico prenatal que contiene ácido fólico.

El ácido fólico es una vitamina importante que puede ayudar a proteger a tu bebé de los defectos del tubo neural y también del labio leporino y el paladar hendido.

También es posible que te ofrezcan vacunas, como una contra la gripe.

Tu primera visita de control prenatal incluirá que tu médico tome un historial de salud completo y te preguntará sobre tu estilo de vida y tus relaciones, entre otras cosas. Sé abierta y honesta, porque tus respuestas ayudan a tu médico a determinar cómo brindarte la mejor atención prenatal posible.

Si no te sentís cómoda compartiendo abiertamente con tu médico, considerá encontrar uno en quien confíes.

Durante tu primera o segunda visita de control prenatal, es posible que también te hagan un examen pélvico, un examen de los senos y un examen cervical, que incluye una prueba de Papanicolaou.

Tu médico también revisará tu útero. Algunos médicos pueden hacer esto a través de un examen de ultrasonido.

Cerca del final de tu primer trimestre, tu médico podría usar lo que se llama Doppler para escuchar los latidos del corazón de tu bebé. Este es un momento emocionante cuando finalmente escuchás esa maravillosa señal de vida.

Aquí hay descripciones de algunas pruebas y exámenes que tu médico de atención prenatal podría recomendarte durante el primer trimestre:

  • Ultrasonido temprano. Esto ayudá a determinar qué tan avanzado está y también mide el espacio libre en el tejido en la parte posterior del cuello de tu bebé, llamado translucencia nucal. Esta prueba de detección podé brindarle a tu médico información importante sobre la salud y el desarrollo de tu bebé.

  • Un análisis de sangre. Esto ayudá a determinar, entre otras cosas, tu tipo de sangre y tus niveles de hemoglobina. Los niveles bajos de hemoglobina podén ser una señal de que tenés anemia, lo que podé hacer que te sintás extremadamente fatigada. Esta prueba también se usará para verificar tu factor Rh (Rhesus), una proteína en la superficie de los glóbulos rojos. La mayoría de las personas tienen esta proteína y es lo que se conoce como Rh positivo. Sin embargo, si eres Rh negativo y tu bebé es Rh positivo, esta incompatibilidad Rh a veces puede provocar problemas de salud. Tu médico sabrá cómo manejar esta afección para que vos y tu bebé se mantengan saludables.

  • Prueba de detección de portadores. Esta es una prueba de tu sangre o saliva para determinar si eres portadora de ciertas condiciones genéticas que podrían afectar a tu bebé.

  • Pruebas de ADN fetal libre de células. Esta prueba, a veces llamada prueba de detección prenatal no invasiva, analizá tu sangre en busca del ADN de tu bebé para ver si ciertas condiciones genéticas pueden estar presentes. Según el resultado, tu médico podé recomendar más pruebas de diagnóstico, como la amniocentesis.

  • Muestreo de vellosidades coriónicas. También llamada CVS, esta es una prueba de diagnóstico que analizá el tejido de la placenta para determinar si tu bebé tiene una condición genética como el Síndrome de Down. Tu médico sólo recomendará esta prueba de diagnóstico si tené una prueba de detección, como la prueba de ADN fetal libre de células, por ejemplo, que indicá que podría haber un problema.

Atención Médica Prenatal del Segundo Trimestre: Visitas y Pruebas

Durante tus visitas de control prenatal en el segundo trimestre, tu médico analizará:

  • El movimiento de tu bebé

  • Los latidos del corazón de tu bebé

  • El crecimiento de tu bebé

Tu médico también continuará controlando tu peso y presión arterial en cada visita.

Estas pruebas prenatales, si decides hacértelas, se pueden realizar durante el segundo trimestre:

  • Prueba cuádruple. También llamado análisis de sangre materna, este análisis de sangre mide cuatro sustancias diferentes en tu sangre para detectar cosas como el Síndrome de Down o el Síndrome de Edwards (trisomía 18). Las sustancias medidas en la prueba QUAD incluyen la proteína llamada alfa-fetoproteína y la hormona del embarazo hCG.

  • Ultrasonido. Un examen de ultrasonido puede ayudar a tu médico a detectar defectos de nacimiento, ver la posición de la placenta y seguir el crecimiento de tu bebé. También es posible en una ecografía del segundo trimestre determinar el sexo de tu bebé.

  • Cribado de glucosa. Esta prueba para ver si podrías tener diabetes gestacional.

Atención Prenatal del Tercer Trimestre: Visitas y Pruebas

En una de tus visitas de control prenatal, tu médico puede recomendarte que comiences a hacer un conteo de patadas (también llamado conteo de movimientos fetales) para llevar un registro de la frecuencia con la que se mueve tu bebé. Tu médico te explicará cómo hacerlo.

Es posible que te ofrezcan la vacuna Tdap, que es una vacuna que te protege a vos y a tu bebé contra la tos ferina (también llamada tos ferina), una infección que es muy peligrosa para los recién nacidos, así como contra el tétanos y la difteria.

Cerca del final de tu tercer trimestre, alrededor de las 36 semanas, comenzarás a realizarte controles prenatales semanales. Tu médico seguirá controlando los latidos y movimientos del corazón de tu bebé, así como tu presión arterial y tu aumento de peso.

Tu médico también revisará la posición de tu bebé. Si tu bebé no está boca abajo, por ejemplo, si está de nalgas, tu médico analizará tus opciones con vos.

Esta prueba prenatal, si decides hacértela, se realizá durante el tercer trimestre:

  • Prueba de estreptococos del grupo B. También llamado GBS, analiza el líquido de su cuello uterino para asegurarse de que no tenga una infección por estreptococo que podrías transmitirle a tu bebé durante el parto.

Costo de control prenatal

El gasto adicional del control prenatal podé ser abrumador incluso si tenés seguro médico.

También podés encontrar ayuda a través de:

  • Unidades Médicas de Atención Prenatal

  • Instituto Mexicano del Seguro Social

Preguntas Frecuentes

  • ¿Qué incluye el control prenatal? Tu médico de atención médica prenatal, partera o enfermera controlará tu salud y la de tu bebé durante todo el embarazo. Tu médico también te dará consejos sobre cómo tener un embarazo saludable. Las visitas de atención prenatal generalmente incluyen exámenes físicos, controles de presión arterial, controles de peso y varias otras pruebas, como análisis de sangre y orina. Tu control prenatal también podé incluir varias pruebas de detección y diagnóstico, en caso de que desees realizarlas.

  • ¿Cuándo debes comenzar el control prenatal? Debés programar tu primera visita de control prenatal tan pronto como creas que podés estar embarazada. Tu primer chequeo podría ser cuando tengás entre 6 y 8 semanas de embarazo.

  • ¿Es realmente necesario el control prenatal? La importancia del cuidado prenatal es que te ayudá a asegurarte de que vos y tu bebé estén lo más saludables posible durante el embarazo. Si surge algún riesgo para la salud, tu médico de atención prenatal podé detectar estos problemas a tiempo y ayudar a tratarlos. Otro beneficio clave del control prenatal es que tu bebé tiene muchas más posibilidades de estar sano si recibe una buena atención prenatal.

Mantenerte saludable durante el embarazo y ayudar a tu bebé a crecer y desarrollarse comienza con un buen cuidado prenatal. Esperamos que nuestras pautas de control prenatal te hayan ayudado a comprender mejor los beneficios para las próximas semanas, meses y trimestres de tu embarazo.

Fuentes