A medida que se acerca el gran día, es posible que te preguntes si sabrás cuándo estarás realmente comenzando el parto. No te preocupes: el cuerpo de una mujer casi siempre le brinda las señales necesarias y la sabiduría interior para reconocerlas.

Señales de que el parto se acerca

Hay dos indicadores principales de que empezarás con el proceso de parto dentro de un día o dos.

1. La ruptura de las membranas (saco amniótico). También podés haber oído que se le llama romper fuente. La cantidad de líquido amniótico transparente que se escapa de la bolsa y sale de la vagina varía de una mujer a otra. Para algunas es solo un pequeño goteo; para otras puede ser un chorro. Sorprendentemente, este precursor del parto es un primer síntoma en menos del 25% de las mujeres; en realidad puede ocurrir durante el parto y en lugar de que ocurra antes. Pero cuando sucede antes del parto, hay una buena probabilidad de que el trabajo de parto comience dentro de las siguientes 24 horas. Si rompés bolsa, informale a tu médico y/o familiares inmediatamente. Observá la hora a la que sucede, el color y la cantidad de líquido, y si tiene mal olor. Tenés que proporcionarle toda esta información a tu médico.

HERRAMIENTA DE EMBARAZO RELACIONADA

Calculadora de Fecha de Nacimiento

Preparate para la llegada de tu bebé averiguando tu fecha estimada de parto.

Elige tu método

Contanos un poco más:

//
Por favor selecciona una fecha

1er día de mi último período

//
Por favor selecciona una fecha

Calculadora de Fecha de Nacimiento

Su fecha estimada de parto * es
¡Felicidades! Tu estas
* Este resultado es solo una estimación. El bebé vendrá cuando esté listo. Consulte a su proveedor de atención médica para determinar su fecha de nacimiento final. ** Esta información no se basa en investigaciones científicas y es solo por diversión.

2. Aparición de sangre. Uno o dos días antes de que comiencen las contracciones, podés notar una secreción de moco rosado o con vetas de sangre. Esta "aparición de sangre" es, en realidad, el tapón mucoso que sellaba el cuello del útero durante el embarazo. No todas las mujeres notan esta aparición, y algunas comienzan con las contracciones antes de expulsar el tapón mucoso. Además, tené en cuenta que el tapón mucoso no es lo mismo que la secreción amarronada con manchas de sangre que podés experimentar después de un examen vaginal en una consulta prenatal, que no es motivo de preocupación.

Las primeras señales del parto: Contracciones

La gran señal de que te encuentras en el proceso de parto es cuando comienzas con las contracciones uterinas regulares. Al principio, estas primeras contracciones se asemejan a los calambres menstruales o un dolor en la parte baja de la espalda que aparecen y desaparecen en intervalos de 20 a 30 minutos. Poco a poco, el dolor o los calambres se vuelven más fuertes y duran más tiempo. Las contracciones también se vuelven más frecuentes, hasta que las sentís cada tres a cinco minutos. Para controlar el tiempo de tus contracciones, anotá la hora exacta a la que comienza y cuánto dura.

¿Inicios de parto verdadero o falso?

Trabajo de parto verdadero

Trabajo de parto falso

Las contracciones son regulares y siguen un patrón predecible (por ejemplo, cada ocho minutos).

Las contracciones son irregulares e impredecibles, y ocurren, por ejemplo, en intervalos de diez minutos, luego seis minutos, dos minutos, ocho minutos, etc.

Pasas por tres tipos de progresiones: Las contracciones se vuelven a) gradualmente más frecuentes, b) gradualmente más largas, y c) gradualmente más fuertes.

No se observa ningún avance con el tiempo.

Cada contracción comienza a sentirse en la parte inferior de la espalda y luego se extiende hacia adelante, en la ingle.

Las contracciones se manifiestan como un endurecimiento abdominal generalizado.

Un cambio de actividad o posición no reducirá ni detendrá las contracciones.

Un cambio de actividad o posición puede hacer que las contracciones se reduzcan o se detengan.

Puede haber aparición de sangre.

Habitualmente no hay aparición de sangre.

Puede haber rotura de membranas.

Las membranas no se romperán.

tu doctor o enfermera observará los cambios en el cuello uterino, como maduración (ablandamiento), borradura (adelgazamiento) o dilatación.

No se producen cambios en el cuello del útero.

Hacer la llamada

Deberías llamar a tu médico si creés que estás iniciando el parto. Tené tus notas cuando llames de modo que puedas dar información precisa sobre tus síntomas. No tengas miedo de llamar en cualquier momento, día o noche. Tu médico sabe que el parto no siempre comienza entre las nueve y las cinco, y esperan que el teléfono suene a cualquier hora.

Además, tené en cuenta que quizás no tengas que ir al hospital de inmediato. De hecho, si este es tu primer bebé, la mayoría de los médicos o enfermeras sugieren que te quedes en la comodidad de tu hogar hasta que las contracciones hayan alcanzado intervalos de cinco minutos. Si ya has pasado por un parto y nacimiento anteriormente, es posible que te pidan que vayas al hospital antes, porque el trabajo de parto puede ocurrir más rápido.

Darte cuenta de que estás iniciando el parto generará una mezcla de sensaciones, incluida la emoción, la desconfianza y la inquietud. Intentá mantenerte calmada y concentrada. Organizá para que tu pareja o una amiga estén con vos para ayudarte a registrar los síntomas y te lleven al hospital cuando llegue el momento. Sobre todo, tené por sabido que podés hacer el trabajo que te espera: ¡traer al mundo a tu hijo!

Banner V2