Muchos de los síntomas físicos que viven las mujeres durante el embarazo son normales, incluso si no son precisamente cómodos. Son simplemente producto del embarazo.

Aun así, es fácil preocuparse y preguntarse si todo está bien y cómo saber si no es así. Aunque las verdaderas complicaciones son poco comunes, siempre es bueno saber qué esperar.

Estas son algunas señales que podrían indicar un problema:

  • Sangrado vaginal o pérdidas

  • Ruptura prematura de membrana (también conocida como "romper fuente"); esto se puede presentar como un flujo, un goteo continuo o un chorro. Una ruptura se considera prematura en cualquier momento antes de la semana 37.

  • El dolor abdominal persistente o las contracciones uterinas prematuras pueden ser trabajo de parto prematuro

  • Cambio o ausencia de movimiento fetal (las patadas o vueltas del bebé) durante más de 24 horas luego de la semana 20

  • Dolor de cabeza grave que persiste durante más de dos o tres horas

  • Trastornos visuales, como visión borrosa o doble

  • Desmayo o mareos (sentir mareos también puede ser un síntoma normal en la primera etapa del embarazo)

  • Aumento de peso, más de 0,9 kg por semana (¡no relacionado con comer de más!)

  • Dolor grave arriba del estómago, debajo de la caja torácica

  • Inflamación o hinchazón (edema) de cara, ojos o manos. Un poco de inflamación en los pies o las manos es normal durante el embarazo, pero se debe controlar.

  • Vómitos que continúan durante varios días y ocurren más de dos o tres veces por día, en particular luego del primer trimestre; para ese momento las "náuseas matutinas" deberían disminuir.

  • Signos de infección (fiebre, escalofríos, sensación de ardor al orinar o diarrea)

Si padecés de alguno de estos síntomas, tenés que llamar a tu médico enseguida. De esta manera podrás resolver la preocupación y, si hay un problema, se podrá atender de inmediato.

Banner V2