Es hermoso cuando ves a tu hijo jugar con otros niños. Lo que no es lindo es cuando la diversión de pronto se convierte en una competencia de caprichos y gritos por juguetes.

Para prepararte para una cita de juegos, lidiar con situaciones difíciles y asegurar una experiencia divertida y libre de estrés tanto para vos como para tu niño, esto es lo que tenés que saber.

  1. Cómo organizar una cita de juegos. Tu hijo probablemente no comenzará a realmente interactuar con otros niños hasta los tres años. Algunos indicios de que tu hijo está listo para jugar con un amigo incluyen estar más consciente de los sentimientos de las otras personas (preguntar por qué otro niño está triste, por ejemplo) y mostrar curiosidad sobre lo que está haciendo o a lo que está jugando otro niño.

  2. Anticipá una interacción limitada, al principio. Tené en cuenta que a esta edad, tu hijo probablemente aún no domina la idea de la cooperación y no tiene suficiente vocabulario como para explicar sus frustraciones. Esto significa que tenés que estar lista para hacer un control de daños si los ánimos comienzan a salirse de curso durante el juego de los niños.

  3. Cómo prepararte para la cita de juego. Acordar que la cita de juego sea breve ayudará a aliviar las frustraciones que resulten cuando los niños se sientan demasiado cansados o estimulados. Una vez que programes la cita de juego, deciselo a tu hijo. Decile que Luis vendrá a jugar y que deberá compartir sus juguetes. Permitile elegir algunos juguetes especiales que pueden dejarse a un lado durante la cita de juego.

  4. Tu función durante la cita de juego Es bueno que te quedes en la habitación durante la primera cita de juego, pero no que participes demasiado. Si la situación se sobresalta, sentite en libertad para intervenir. Una explicación sencilla puede hacer maravillas: Luis todavía no ha tenido la oportunidad de jugar con tu camión. ¿Qué te parece si ponemos el reloj para juegues con eso por tres minutos más? Después, podés darselo a Luis.

Banner V2