Aquí tenés una lista de las afecciones y tratamientos más comunes que pueden formar parte de la vida temprana de tu guagua en el espacio de atención del neonato prematuro en la UCIN y más allá. Cada vez que oigas a los médicos y enfermeras de tu bebé mencionar un término nuevo, pedí una explicación, o al menos anótala, para poder consultar esta lista más adelante. 

Para obtener más información que ayude a familiarizarte con los materiales en UCIN, asegurate de hacer clic en las guías relacionadas que cubren el personal, el equipo médico y las pruebas; de igual manera, resuelve tus dudas respecto a los procedimientos en la UCIN y respecto a los cuidados intensivos neonatales en la UCIN.

Diagnósticos comunes en la UCIN

Incompatibilidad ABO

Una condición que surge cuando una madre con sangre del tipo O tiene un bebé con sangre del tipo A o B. Su cuerpo produce proteínas que atraviesan la placenta y provocan una rápida descomposición de la sangre del feto o del recién nacido. Esto provoca ictericia y anemia en el bebé. La incompatibilidad ABO es menos grave que la incompatibilidad Rh (véase la incompatibilidad Rh más adelante).

Anemia

Cantidad insuficiente de glóbulos rojos, que suele darse en los bebés prematuros. Normalmente, el feto almacena hierro durante los últimos meses del embarazo y lo utiliza después del nacimiento para fabricar glóbulos rojos, pero los bebés nacidos antes de tiempo pueden no haber tenido tiempo suficiente para almacenar hierro. La pérdida de sangre por los frecuentes análisis de sangre, así como el retraso en la activación de la médula ósea, también pueden causar anemia. Los bebés anémicos de la UCIN pueden ser tratados con suplementos de hierro en la dieta, medicamentos que aumentan la producción de glóbulos rojos o, en algunos casos, con una transfusión de sangre.

Apnea

Una interrupción de la respiración. Los bebés prematuros a veces no respiran con regularidad. Un bebé puede hacer una respiración larga, luego una corta y luego una pausa de 5 a 10 segundos antes de empezar a respirar normalmente. Esto se llama respiración periódica. Normalmente no es perjudicial y el bebé la superará. Sin embargo, si la pausa dura más de 15 segundos, suele requerir alguna intervención y tratamiento. Pueden utilizarse medicamentos para regular la respiración del bebé

Asfixia

El mal intercambio de gases en la sangre, con poco oxígeno y mucho dióxido de carbono. Puede ocurrir antes o después del nacimiento. Los bebés lo toleran mejor que los niños mayores o los adultos, pero la asfixia grave puede causar problemas en varios órganos. A menudo, el término se utilizá para referirse a la hipoxia o anoxia, es decir, a la falta de oxígeno.

Aspiración

La inhalación en los pulmones de alguna sustancia que no debería estar allí, como líquido amniótico, meconio o leche de fórmula. Esto puede provocar una neumonía por aspiración.

Bradicardia

Ritmo cardíaco lento. Puede indicar un problema como una infección o convulsiones, o puede seguir o acompañar a la apnea. Si es frecuente, pueden ser necesarias pruebas y tratamiento adicionales. Cuando se produce con la apnea, a veces se denomina "A y B". A veces puede resolverse con un poco de estimulación del bebé. 

Problemas respiratorios

Es una afección que se observa a menudo en los bebés prematuros cuando sus pulmones no están completamente desarrollados y los sistemas cerebrales que regulan su respiración pueden ser todavía inmaduros. Los bebés nacidos a término también pueden desarrollar problemas respiratorios debido a complicaciones del parto, defectos físicos e infecciones. Estos problemas pueden solucionarse con medicamentos, el uso de un respirador u otro dispositivo de monitorización de la UCIN para apoyar o ayudar a la respiración del bebé, o una combinación de intervenciones.

Displasia broncopulmonar (DBP)

Trastorno (ahora llamado enfermedad pulmonar crónica de la infancia) que se produce cuando ha habido problemas respiratorios graves después del nacimiento, y los pulmones y bronquios han sufrido algún daño y cicatrización. Los bebés con síndrome de dificultad respiratoria grave (véase Síndrome de dificultad respiratoria, más adelante) que requieren un tratamiento prolongado con ventilación mecánica y oxígeno corren el riesgo de padecer DBP. Por lo general, los pulmones se curan durante los primeros años de vida, aunque a veces la DBP puede persistir y convertirse en una afección similar al asma. La DBP puede requerir un tratamiento especial durante la hospitalización y continuar en casa hasta que los pulmones se curen adecuadamente. Es necesario limitar los líquidos en los bebés con DBP, lo que hace que la nutrición sea un gran reto. La neumonía es frecuente cuando existe una afección pulmonar crónica como la DBP.

Parálisis cerebral

Enfermedad que implica alteraciones del tono motor y del control y la coordinación de los movimientos motores. Es el resultado de un daño permanente pero no progresivo en las áreas motoras del cerebro antes o alrededor del momento del nacimiento. Los bebés prematuros son más propensos que los nacidos a término a desarrollar parálisis cerebral. Dado que muchos bebés prematuros presentan anomalías del sistema motor que desaparecen con el tiempo, la parálisis cerebral puede no diagnosticarse hasta un año o más después del nacimiento. La gama de anomalías va de sutiles a graves. El funcionamiento intelectual puede ser normal.

Líquido cefalorraquídeo (LCR)

Es el líquido que rodea el cerebro y la médula espinal. La toma de una muestra de éste para su análisis se denomina punción lumbar o punción espinal.

Fisioterapia torácica (CPT o Chest PT)

Golpear, mover y hacer vibrar el tórax para aflojar las secreciones y poder eliminarlas de los pulmones, a menudo mediante la aspiración con un catéter.

Coartación de la aorta

Estrechamiento de una parte de la aorta, la gran arteria que conecta el corazón con el resto del cuerpo, de modo que la sangre no fluye uniformemente. Es posible que un cirujano tenga que repararla. A veces, la zona estrechada puede ensancharse inflando un globo en la punta de un catéter introducido a través de una arteria.

Cianosis

Coloración azulada de los labios, las encías o las extremidades. Puede aparecer si el contenido de oxígeno en la sangre de un bebé es demasiado bajo debido a problemas cardíacos, pulmonares o cerebrales. Las pruebas de oxígeno en sangre pueden determinar la gravedad del problema, mientras que otras pruebas pueden ayudar a definir la causa. (Nota: Todos los bebés pequeños presentan dedos de las manos y los pies azulados -sin cianosis central ni decoloración de los labios- cuando tienen frío. Este tipo de cianosis no suele ser preocupante).

Desaturación

Reducción del nivel de oxígeno en la sangre, a menudo utilizada como verbo, como en "Está desaturando". Normalmente se necesitá más oxígeno o más apoyo respiratorio para corregir la situación.

Dificultades en la alimentación

Incoordinación de la deglución, fatiga o reflejos nauseabundos o de succión deficientes, que pueden requerir métodos especiales de alimentación hasta que el bebé esté preparado para el pecho o el biberón. Los bebés muy pequeños o enfermos son alimentados inicialmente por vía intravenosa (a través de una vena). Se puede colocar un diminuto tubo de plástico o catéter en una vena de la mano, el pie, el cuero cabelludo o el ombligo del bebé para suministrar azúcar (glucosa) y nutrientes esenciales durante varios días. Se puede colocar un tubo de mayor duración, llamado catéter venoso central, en una vena del cuello o del brazo y enhebrar en una vena profunda del pecho. Puede permanecer en su lugar durante varias semanas para proporcionar apoyo nutricional y suministrar medicamentos.

En cuanto el bebé sea lo suficientemente fuerte, se le alimentará con leche materna o de fórmula a través de una sonda colocada por la nariz o la boca hasta el estómago (sonda nasogástrica) o hasta los intestinos (sonda nasoyeyunal). Esto se llama alimentación por sonda. En la alimentación por sonda, la sonda puede dejarse colocada o introducirse en cada toma. La inserción de una sonda no debería molestar demasiado al bebé, porque los bebés tan pequeños no suelen tener arcadas. A veces, el estómago y los intestinos no mueven la comida como deberían, por lo que queda algo, lo que se denomina residuo. Cuando el bebé es capaz de succionar y tragar con eficacia, se introducen poco a poco la leche materna o la de fórmula, y finalmente se deja de alimentarlo por sonda.

Sonda/botón de gastrostomía (sonda G)

Una sonda o abertura que llega directamente al estómago desde la pared abdominal. Permití la alimentación prolongada de los bebés que no pueden alimentarse por vía oral. Las fórmulas especiales pueden administrarse de forma continua mediante infusión con bomba o por goteo periódicamente a la hora de las comidas.

Insuficiencia cardíaca

Incapacidad del corazón para mantener un bombeo adecuado, ya sea por un problema del propio corazón o de los pulmones o los riñones. Un desequilibrio de la sal también puede causar insuficiencia cardíaca. Normalmente, el corazón se ve agrandado en una radiografía. Un fármaco habitual que se administra para estimular el corazón es la digitalina, pero en los hospitales de la UCIN también se utilizan muchos otros medicamentos y tratamientos.

Soplo cardíaco 

Un sonido cardíaco adicional causado por un flujo sanguíneo rápido o desviado a través del corazón. Puede indicar un problema cardíaco, anemia o infección. Muchos bebés tienen "soplos inocentes", que no son motivo de preocupación porque la sangre fluye más rápidamente por el corazón del bebé. Muchos bebés prematuros tendrán un pequeño soplo cardíaco hasta su primer cumpleaños o más adelante, sin necesidad de ningún tratamiento.

Anomalías de las válvulas del corazón

El estrechamiento, cierre u obstrucción de una válvula cardíaca, que impide que la sangre fluya sin problemas. Algunos bebés pueden requerir la colocación de una derivación (injerto artificial) para permitir que la sangre eluda la obstrucción hasta que el bebé sea lo suficientemente grande como para que se le repare o sustituya la válvula.

imagen bebe

Hernia/hidrocele

Dos protuberancias en la zona de la ingle. Cuando la pared abdominal inferior no está completamente sellada, una bolsa de membrana del abdomen permanece en el escroto, creando una hernia inguinal, que a menudo requiere una reparación quirúrgica sencilla. Un segundo motivo de abultamiento es el líquido que rodea a los testículos, llamado hidrocele. Puede parecerse a una hernia, pero prácticamente nunca requiere ningún tratamiento, salvo el tiempo.

Hipoglucemia 

Niveles bajos de azúcar en sangre. Suele ocurrir justo después del nacimiento si hay un retraso en la capacidad del bebé para movilizar la glucosa almacenada. Los bebés pequeños pueden tener unas reservas corporales reducidas para empezar. Los bebés estresados pueden utilizar la glucosa más rápidamente de lo que pueden reponerla. Los bebés nacidos de madres diabéticas tienen un mayor riesgo de hipoglucemia porque tienen un exceso de insulina circulante. Una muestra muy pequeña de sangre del talón del bebé puede comprobar rápidamente los niveles de glucosa. La alimentación temprana y la glucosa intravenosa ayudan a prevenir y tratar la hipoglucemia.

Hipotensión, hipertensión

Presión arterial anormal (demasiado baja o demasiado alta). Esto puede deberse a cualquiera de varios problemas que requieren diferentes intervenciones. La presión arterial de su bebé se controlará casi continuamente si está muy enfermo, y la lectura se mostrará en un monitor junto a su cama. Puede ser necesario administrar medicamentos, ajustar los fluidos intravenosos u otros tratamientos.

Hipotermia

Temperatura corporal baja. Los bebés que nacen demasiado pequeños y demasiado pronto suelen tener problemas para controlar su temperatura corporal. A diferencia de los bebés sanos y nacidos a término, no tienen suficiente grasa corporal para evitar la pérdida de calor. Los bebés de la UCIN se colocan en una incubadora o calentador justo después de nacer para ayudar a controlar su temperatura. Un diminuto sensor pegado al estómago del bebé medirá su temperatura y regulará el calor en la incubadora o a través del calefactor radiante. Los bebés muy pequeños estarán cubiertos por una manta de celofán, lo que les ayudará a mantener su temperatura y a evitar la pérdida de agua a través de una piel muy fina. Un gorro ayudá a reducir la pérdida de calor por el cuero cabelludo, rico en vasos sanguíneos. Un bebé crecerá más rápido si mantiene una temperatura corporal normal. De hecho, uno de los criterios para el alta hospitalaria es la capacidad de mantener la temperatura.

Retraso del crecimiento intrauterino (RCIU)

Es un trastorno en el que el bebé crece más lentamente de lo normal en el útero y es más pequeño de lo normal para su edad gestacional al nacer (denominado PEG o pequeño para la edad gestacional). Las causas son múltiples y puede ser necesario realizar pruebas para evaluar la afección.

Hemorragia intraventricular (HIV)

Hemorragia en las cavidades (ventrículos) del cerebro, una afección más frecuente en los bebés prematuros más pequeños. Una ecografía puede mostrar si un bebé ha tenido una hemorragia cerebral y su gravedad, que se indica con un grado del 1 al 4. La mayoría de las hemorragias cerebrales son leves (grados 1 y 2) y se resuelven por sí solas sin problemas o con pocos problemas duraderos. Las hemorragias más graves pueden causar dificultades al bebé durante la hospitalización y posibles problemas en el futuro. Las hemorragias grandes pueden bloquear la salida normal del líquido cefalorraquídeo, lo que crea una acumulación de presión y una expansión de los ventrículos. Esto se llama hidrocefalia.

Ictericia (hiperbilirrubinemia)

Exceso de bilirrubina, que procede de la descomposición de los glóbulos rojos. La ictericia es frecuente en los bebés prematuros y en los que tienen incompatibilidades de tipo sanguíneo con sus madres. Los bebés con ictericia presentan un tono amarillento en la piel y los ojos, pero esta afección sólo es preocupante cuando el hígado es demasiado inmaduro o está enfermo para eliminar la bilirrubina de la sangre. Si el nivel de bilirrubina es demasiado alto, puede causar graves problemas cerebrales. Por este motivo, el nivel de bilirrubina del bebé se controla con frecuencia. Si es demasiado alta, se le tratará con luces azules especiales ("luces bili") que ayudan al organismo a descomponer y eliminar la bilirrubina. Durante este tratamiento, llamado fototerapia, el bebé lleva un mínimo de ropa, así como anteojeras para proteger sus ojos. Ocasionalmente, el bebé necesitará un tipo especial de transfusión de sangre, llamada exanguinotransfusión, para reducir los niveles muy elevados de bilirrubina. En este procedimiento, se extrae parte de la sangre del bebé y se sustituye por sangre de un donante.

Laringomalacia/traqueomalacia

Reblandecimiento de las cuerdas vocales (laringe) o de la tráquea, que las hace lo suficientemente flexibles como para interferir en la respiración.

Hipertensión pulmonar persistente del recién nacido (HPPN)

La presión sanguínea elevada en los pulmones impide a los bebés respirar correctamente. Al nacer, los vasos sanguíneos de los pulmones normalmente se relajan y permiten que la sangre fluya a través de ellos. En los bebés con PPHN, esta respuesta no se produce, lo que provocá una falta de oxígeno en la sangre. Los bebés con HPPN suelen tener otros problemas (como defectos cardíacos) o haber sufrido complicaciones en el parto. A menudo necesitan un ventilador (respirador) para ayudarles a respirar. Un tratamiento con óxido nítrico (un gas que se administra a través de un tubo en la tráquea) puede ayudar a que los vasos sanguíneos de los pulmones se relajen y mejorar la respiración.

Neumonía

Una infección pulmonar que es frecuente en los recién nacidos prematuros y enfermos. Los médicos pueden sospechar que se trata de una neumonía si el bebé tiene dificultades para respirar, muestra cambios en su ritmo respiratorio o tiene un mayor número de episodios de apnea. Una radiografía mostrará la zona de la neumonía. Suelen administrarse antibióticos tras la obtención de secreciones pulmonares para averiguar qué germen es el culpable.

Neumotórax

Aire en la cavidad torácica. Se produce cuando un pulmón muy rígido (debido al síndrome de dificultad respiratoria, la neumonía u otra afección pulmonar grave) hace saltar una burbuja, similar al reventón de un neumático, y el aire se filtra en la cavidad torácica. La rigidez de los pulmones y la necesidad de altas presiones en un ventilador pueden ocurrir con el SDR (véase el síndrome de dificultad respiratoria, más adelante), la aspiración de meconio o cualquier tipo de neumonía. Un neumotórax a veces requiere la colocación de un tubo en el pecho para aspirar el aire hasta que la fuga se repare por sí misma.

Policitemia

Afección en la que hay demasiados glóbulos rojos, lo que hace que la sangre sea espesa, o hiperviscosa. Al contrario de la anemia, la policitemia puede requerir una exanguinotransfusión.

Reflujo

El retorno de los alimentos hacia el esófago una vez tragados y en el estómago, también denominado reflujo GE. Lo provocá la inmadurez de la válvula muscular entre el esófago y el estómago. La comida puede salir en forma de escupitajo, pasar a los pulmones y provocar una neumonía, desencadenar una apnea o crear una irritación dolorosa del esófago. Existen diversos tratamientos para esta afección, incluida la medicación. Si es lo suficientemente grave como para causar problemas pulmonares recurrentes, puede ser necesaria la cirugía. La mayoría de los niños se recuperan con el tiempo.

Síndrome de dificultad respiratoria (SDR) 

Una afección pulmonar que dificulta la respiración de los bebés prematuros pequeños. Los bebés nacidos antes de las 34 semanas pueden tener dificultades para respirar porque sus pulmones son inmaduros. Carecen de una sustancia llamada surfactante, que impide que los pequeños sacos de aire de los pulmones se colapsen. El tratamiento con surfactante y un respirador ayudá a los bebés afectados a respirar más fácilmente. El nombre antiguo de esta enfermedad es enfermedad de la membrana hialina.

Retinopatía del prematuro (ROP)

Crecimiento anormal de los vasos sanguíneos de la retina, que se produce en los bebés nacidos antes de las 32 semanas. Puede provocar hemorragias y la formación de cicatrices que dañan la retina, el revestimiento de la parte posterior del ojo que transmite los mensajes al cerebro. Esto puede provocar la pérdida de visión. Un oftalmólogo (médico de los ojos) examinará los ojos del bebé en busca de signos de RP. La mayoría de los casos leves se curan sin tratamiento y con poca o ninguna pérdida de visión. En los casos más graves, el oftalmólogo puede realizar un procedimiento llamado crioterapia para detener el crecimiento anormal de los vasos. También pueden utilizarse terapias con láser. Es necesario realizar exámenes oculares periódicos durante el primer año de vida para controlar este problema y su curso de curación, ya que la enfermedad puede empeorar o mejorar durante este tiempo.

Retracción

Una retracción de la pared abdominal entre, por encima y/o por debajo de las costillas mientras se respira. Indicá una dificultad o una angustia respiratoria.

Incompatibilidad Rh

Situación que se produce cuando la madre no tiene el factor Rh en la superficie de sus glóbulos rojos, pero el feto sí (como la mayoría de las personas). Cuando las células fetales atraviesan la placenta, el cuerpo de la madre produce anticuerpos contra esa sustancia "extraña", y estos anticuerpos vuelven a atravesar la placenta para atacar los glóbulos rojos del bebé. Esto provoca anemia, ictericia y, a veces, hinchazón grave e incluso la muerte del feto. Las madres con Rh negativo son controladas durante el embarazo y reciben inyecciones alrededor de la semana 28 y después del parto para bloquear la producción de estos anticuerpos.

Convulsiones

Tormentas eléctricas en las actividades del cerebro, a menudo con múltiples causas. En los bebés pequeños pueden manifestarse como aleteo de los ojos, apnea, bradicardia o ráfagas de succión, muy diferentes de las convulsiones que se observan en personas mayores. Un electroencefalograma o una prueba de ondas cerebrales pueden mostrar estas irregularidades. Si se producen repetidamente, puede ser necesaria la medicación. Por suerte, la mayoría de las convulsiones de los bebés no se prolongan, aunque algunas evolucionan hacia una condición de convulsiones recurrentes llamada epilepsia.

Sepsis

Infección en el torrente sanguíneo por una bacteria o un virus. Los síntomas incluyen inestabilidad de la temperatura, nivel irregular de azúcar en la sangre y aumento de los problemas respiratorios. Determinadas pruebas de laboratorio, cultivos y radiografías pueden ayudar a diagnosticar la enfermedad, que se trata con antibióticos. Muchos bebés son tratados con antibióticos por "presunta sepsis" basándose en la sospecha clínica, dado que la sepsis no tratada puede tener consecuencias graves, como neumonía o meningitis.

Defecto septal

Orificio en la pared (tabique) que divide las dos cámaras superiores (aurículas) o las dos cámaras inferiores (ventrículos) del corazón. Estos huecos son normales durante la vida fetal, pero pueden convertirse en un problema después del nacimiento. Si un orificio permanece abierto, la sangre no puede circular como debería, y el corazón tiene que trabajar más. Un cirujano puede cerrar una comunicación interauricular (CIA) o una comunicación interventricular (CIV) cosiéndola o poniendo un parche. Los agujeros pequeños pueden curarse solos o no necesitar ninguna reparación.

Tetralogía de Fallot

Combinación de cuatro defectos cardíacos que impiden que parte de la sangre llegue a los pulmones, por lo que el bebé tiene episodios de cianosis y puede crecer mal. Las nuevas técnicas quirúrgicas permiten la reparación temprana de este complejo defecto cardíaco.

Nutrición parenteral total (NPT)

Es un tratamiento en el que el tracto gastrointestinal del bebé se evita por completo mientras se le suministra un líquido nutricional equilibrado por vía intravenosa en un vaso sanguíneo profundo. También se conoce como hiperalimentación o "hiperal".

Transposición de las grandes arterias

Afección en la que las posiciones de las dos arterias principales que salen del corazón están invertidas, de modo que cada una surge de la cámara de bombeo equivocada. Los avances quirúrgicos han permitido corregir este defecto en el recién nacido.

Fuentes: