Mujer con depresión postparto.

¿Cuáles son los síntomas de la depresión posparto?

Acabás de tener un bebé hermoso, y esperabas estar llena de alegría. En lugar de estar feliz, te sentís abrumada por sentimientos de temor, duda, tristeza y confusión. Sentirse abrumada, especialmente en esos primeros meses como madre, es totalmente normal: tenés un nuevo miembro de la familia, no dormís mucho y no das abasto. Pero si tus sentimientos parecen ser de tristeza profunda, quizá se trate de una condición anímica un poco más delicada, es posible que tengás depresión posparto. Esta condición no es un defecto ni una señal de debilidad, simplemente puede considerarse como un efecto colateral tras el parto. Seguí leyendo para descubrir qué es la depresión postparto, conocé algunos de los síntomas, y encontrá algunas sugerencias que pueden ayudarte a sobrellevar mejor los síntomas junto con un plan que tu médico te recomiende.

¿Qué es la depresión posparto?

La depresión posparto es una afección médica que hace que una nueva madre tenga emociones o pensamientos negativos severos y duraderos en los meses posteriores al parto. Algunos de los principales signos y síntomas de la DPP se enumeran a continuación. La depresión posparto puede ocurrir después de cualquier parto, no necesariamente el primero. Por lo general, la depresión posparto aparece entre 1 y 3 semanas después del nacimiento del bebé, pero para algunas mujeres, puede comenzar varios meses después, o incluso hasta un año después del parto.

¿Qué tan común es la depresión posparto? Es más común de lo que pensás. Aproximadamente 1 de cada 7 mujeres que ha dado a luz padece esta condición. Alrededor de la mitad de quienes más tarde fueron diagnosticadas con depresión posparto pueden comenzar a tener síntomas durante el embarazo. Entonces, si sentís que tenés los síntomas de depresión o si te la han diagnosticado recientemente, debés saber que no estás sola, y con el tiempo comenzarás a sentirte cada vez mejor.

¿Cuánto tiempo puede durar la depresión posparto? tu situación personal y el plan de tratamiento de los profesionales de salud influirán en cuán pronto lo superarás. Para algunas mujeres, los síntomas pueden alcanzar su punto máximo después de algunas semanas tras el parto, pero pueden mantenerse entre 3 a 12 meses más. Recibir tratamiento temprano puede ayudarte a manejar mejor los síntomas, y puede ayudar a resolver la afección más pronto.

La depresión posparto no debe confundirse con el "baby blues". Esto sucede cuando tenés síntomas menos graves de tristeza, llanto, ansiedad y dificultad para dormir. Estos síntomas más leves generalmente comienzan unos días después de dar a luz, y generalmente desaparecen después de un par de semanas. Si bien el "baby blues" realmente puede hacer que te sintás triste, podés estar segura de que esos sentimientos pasarán pronto. La depresión posparto tampoco se debe confundir con un raro trastorno del estado de ánimo llamado psicosis posparto, que implica síntomas más graves, tales como alucinaciones.

Síntomas de la depresión posparto

El primer paso es reconocer si tenés depresión posparto. Los síntomas de esta condición son:

  • Estado de ánimo deprimido
  • Cambios de humor severos
  • Llanto excesivo
  • Dificultad para vincularte con tu bebé
  • Alejamiento de tus seres queridos
  • Pérdida de apetito o comer mucho más de lo normal
  • Dificultad para dormir (insomnio)
  • Dormir demasiado
  • Fatiga abrumadora o pérdida de energía
  • Disminución del interés en las actividades que solías disfrutar
  • Irritabilidad e ira intensas
  • Miedo a no ser buena madre
  • Sentimientos de inutilidad, vergüenza, culpa o inadecuación
  • Disminución de la capacidad de concentración
  • Ansiedad severa y ataques de pánico
  • Pensamientos de dañarte a ti o a tu bebé
  • Disminución de la capacidad para manejar tareas cotidianas
  • Pensamientos recurrentes de muerte o suicidio.

Solo después de hablar con tu médico podrás responder a la pregunta: ¿Tengo depresión posparto? Pero es posible que querás consultar si estás experimentando alguno de los síntomas enumerados anteriormente. Buscá ayuda si:

  • Cualquiera de los síntomas ha durado más de dos semanas
  • Los síntomas están empeorando, no sentís mejoría
  • Te resultá difícil cuidar a tu bebé
  • Te resultá difícil realizar las tareas cotidianas

Causas y factores de riesgo

No se sabe exactamente qué causa la depresión posparto, pero es probable que se desencadene por una combinación de factores físicos y emocionales, que pueden incluir:

  • Cambios hormonales. Una fuerte caída en las hormonas del embarazo, estrógeno y progesterona, después de dar a luz puede contribuir a causar cambios de humor. Además, los niveles de otras hormonas producidas por la glándula tiroides también pueden disminuir, lo que te hace sentir cansada, inactiva y deprimida.
  • Privación del sueño. No solo recuperarse después de dar a luz, sino que cuidar a un recién nacido tiene consecuencias en la capacidad de la madre de obtener el descanso que necesita. Este déficit de sueño se acumula y puede provocar incomodidad física y agotamiento, lo que puede desencadenar síntomas de depresión posparto.
  • Problemas emocionales. Este es un período de grandes cambios en la vida de una mujer. Sentirse abrumada y ansiosa, sentirse menos atractiva, luchar con el sentido de identidad y sentir que has perdido el control de tu vida también pueden ser factores que contribuyen.

Los factores de riesgo para sufrir de depresión posparto pueden aumentar si vos tenés:

  • Historial de depresión, ya sea durante el embarazo o en otras circunstancias
  • Tuviste depresión posparto después de un embarazo anterior
  • Familiares que han tenido depresión u otros problemas del estado de ánimo
  • Existen factores estresantes importantes y que habés vivido durante el año pasado (incluso aquellos que no están relacionados con el embarazo)
  • Tu bebé tiene problemas de salud u otras necesidades especiales
  • Tuviste dificultad para amamantar
  • Problemas en tu relación de pareja
  • Red de apoyo débil
  • Preocupaciones financieras
  • Un trastorno bipolar

Si has tenido depresión posparto antes, informá a tu médico tan pronto como sepás que estás embarazada. Tu médico puede tomar cualquiera de los siguientes pasos:

  • Vigilar de cerca cualquier síntoma de depresión
  • Darte un cuestionario para identificar la depresión durante tu embarazo y después del parto
  • Sugerir que asistás a grupos de apoyo, asesoramiento u otras terapias para ayudarte a manejar cualquier depresión leve
  • Recomendar antidepresivos, incluso durante el embarazo
  • Recomendar psicoterapia inmediatamente después del parto.

Cómo manejar la depresión posparto

Es importante que sepás que existe ayuda para la depresión posparto, tu médico puede orientarte. Tu médico hablará con vos sobre las opciones de tratamiento para la depresión posparto, como por ejemplo, la psicoterapia (también conocida como terapia de conversación o consejería de salud mental) y/o medicamentos, como los antidepresivos.

Aunque la depresión posparto no es algo que podás tratar vos sola, estas ideas pueden ayudarte a establecer una base sólida para tu plan de tratamiento médico, y podrían ayudar a acelerar la recuperación:

  • Mantené un estilo de vida saludable. Hacé ejercicio moderado diariamente. Por ejemplo, salí a caminar con tu bebé. Intentá descansar lo suficiente y comé saludablemente.
  • Tené expectativas realistas. Te estás adaptando a tener un bebé, así que no te presionés para que todo sea perfecto.
  • Tómate un tiempo para vos. Organizá que alguien de confianza cuide a tu bebé y tengás algo de tiempo libre para vos. Salí de casa y hacé algo relajante que disfrutés.
  • Conectate con otras personas. Sentirse aislada puede ser un problema para algunas nuevas mamás. Hablá con tus seres queridos sobre cómo te sentís y hablá con otras madres sobre tus experiencias.
  • Compartí la carga con tus seres queridos, normalmente estarán felices de ayudarte. ¡A veces todo lo que se necesita es pedir ayuda! Este tiempo libre te dará la oportunidad de tener un espacio para respirar.
  • Seguí adelante. Seguí los consejos de tu médico. No interrumpás el tratamiento simplemente porque "te sentís mejor", ya que esto puede provocar una recaída.

Cómo ayudar a un ser querido con depresión posparto

Las personas con depresión posparto pueden no ser capaces de reconocer que están deprimidas; es posible que no conozcan los síntomas. Si sospechás que un ser querido tiene depresión posparto, ayudala a buscar atención médica de inmediato. Tené en cuenta que, como pareja, amigo o familiar, no podés "corregir" la depresión posparto, pero podés estar allí para ella. Aquí hay algunas cosas prácticas que podés probar:

  • Asegurale que mejorará
  • Escuchá y aceptá sus sentimientos; comprendé que ella no puede controlar ningún sentimiento negativo
  • Ofrecé cuidar al bebé para que tenga espacio para hacer cosas relajantes, como salir a caminar o recibir un masaje
  • Hablá con un miembro de la familia, amigo o niñera para que cuide al bebé durante unas horas, de modo que tenga la oportunidad de dormir
  • Ayudá haciendo tareas básicas, quehaceres domésticos o diligencias cotidianas para quitarle algo de peso de sus obligaciones. Recordá que existe la depresión posparto paterna. Si tu pareja está deprimida, también puede afectarte, ya que tu riesgo de depresión es mayor durante este periodo. Si te sentís deprimido, probá las estrategias mencionadas anteriormente y hablá con tu médico.

La depresión posparto no es tu culpa. Desafortunadamente, muchas mujeres se sienten culpables o avergonzadas porque no pueden encontrar ninguna razón para explicar por qué se sienten tan infelices. Algunas incluso pueden experimentar rechazo o críticas por parte de otras personas cuando quieren hablar de sus sentimientos. Recordá, esta es una condición médica que requiere tratamiento, y es importante no sufrir sola. Hay apoyo disponible, y una vez que se aclare la niebla, podrás disfrutar este hermoso momento con tu bebé.

También te puede interesar: