El baño puede ser una experiencia divertida para crear vínculos con tu bebé. A la mayoría de los bebés les encanta la hora del baño, y si bien puede tomarte unos cuantos baños dominar esta práctica, serás una profesional en poco tiempo.

Consejos para mamá

  • Probá los baños de esponja hasta que se desprenda el muñón umbilical de tu recién nacido. Esto ayudará a mantenerlo seco y lo ayudará a cicatrizar.

  • Una vez que el área umbilical está curada, podés probar colocar a tu bebé directamente en el agua; esto te puede resultar más fácil en una bañera para bebés, en el lavabo o en un recipiente de plástico recubierto con una toalla limpia.

  • Usá agua tibia. Podés controlar la temperatura con tu codo antes de mojar a tu bebé, en caso de que esté muy caliente.

  • Asegurate de que las esponjas de baño, el jabón y las toallas estén a tu alcance, ya que tendrás que sostener al bebé en todo momento.

  • Luego del baño, secalo con cuidado, y asegurate de secar con suavidad los pliegues de la piel.

  • Cuando tu bebé esté limpio y seco, colocale un pañal nuevo, levantalo para abrazarlo y sentí ese maravilloso olor a bebé recién bañado; es lo mejor.

Banner V2