Tu bebé recién nacido interactúa con vos todo el tiempo, haciendo gorgoritos y sonriendo cuando ve tu cara y escucha tu voz. Aquí hay algunas maneras de hacer que el momento de juegos compartidos sea aún más divertido.

Jugar en el suelo

Para que esta actividad sea más interesante, colocá un juguete colorido delante de tu bebé. Todavía no podrá tomarlo entre las manos, pero los colores brillantes y alegres le resultarán muy atractivos. Los juguetes con música y luces también son entretenidos, pero hay que tener cuidado de no sobreestimular al bebé. Tu bebé todavía es muy pequeño, por lo que tenés que presentarle los objetos poco a poco y observar su reacción.

Conocer su cara

En esta etapa, tu bebé podría estar intrigado por los espejos. Colocá un espejo irrompible en la cuna de tu bebé para que pueda ver su cara. Cuando los dos se miran en el espejo, hablale y señalá sus ojos, orejas, nariz y boca.

Cantar y moverse

Suavemente juntá las manos de tu hijo para aplaudir y recitá o cantá canciones de cuna. Tu voz es el sonido más importante para tu bebé, y lo que sea que le cantes es música para sus oídos.

Lectura

Elegí libros con patrones contrastantes, ya que son los más fáciles de ver para él. Contale un historia sobre las imágenes.

Seguimiento del juguete

Ayudá a tu bebé a enfocar sus ojos al acostarlo en el suelo y colocar un juguete a unos 30 cm por encima de su cabeza. Movelo lentamente de lado a lado y permití que lo siga con la vista.

Mientras disfrutan juntos de los juegos y se divierten, tu bebé avanza en su desarrollo y logra metas. ¡Así se hace, bebé!

Banner V2