4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31 32 33 34 35 36 37 38 39 40
1 2 3 4 5 6 7 8 9
1 2 3

¡Sí!, estás en tu último mes de embarazo, y tu bebé puede llegar en cualquier momento. La mayoría de las mujeres dan a luz entre las semanas 38 y 42; pero pocos bebés llegan exactamente en la fecha de parto estimada.

Síntomas comunes de embarazo en el noveno mes

En el mes final del embarazo, algunos de los síntomas normales que podés experimentar incluyen:

  • Ganas frecuentes de orinar
  • Incremento de las descargas vaginales
  • Dolor de espalda
  • Picazón en la piel
  • Presión pélvica
  • Descargas espontáneas de leche por los senos
  • Aumento del crecimiento del vello facial
  • "Aligeramiento" de la carga: tu bebé baja más, lo cual facilita la respiración de la madre.
  • Sentís pocos movimientos del bebé

Noveno mes de embarazo: cambios internos y externos

El desarrollo de tu bebé: Los pulmones de tu bebé se desarrollan hasta el momento de su nacimiento, se prepara para su primera respiración y para ese importante primer llanto. Muy pronto te sorprenderás de cuánto ruido puede hacer.

Durante el último mes de embarazo, tu bebé debe colocarse con la cabeza hacia abajo, porque si se coloca de nalgas o de pie, tu doctor puede intentar voltearlo, u ofrecerte un parto por Cesárea.

Cambios en tu cuerpo: podrías sentirte pesada, cansada e impaciente — incluso podrías sentirte inquieta, tanto sentada como acostada, porque la verdad es que no encontrás ninguna posición cómoda. Algunas mamás también experimentan una subida de energía, mientras sus cuerpos se preparan para el parto.

El lado positivo es que tu bebé se está acomodando más abajo en tu pelvis y esto te alivia la presión en los pulmones, haciéndote más fácil la respiración. Sin embargo, puede incrementarse la urgencia de orinar.

Si sentís calambres o contracciones en esta etapa, recordá que existe una diferencia entre las Contracciones de Braxton Hicks y las verdaderas contracciones de parto, así que tomá nota de los intervalos entre las contracciones; y si pensás que estás en trabajo de parto, llamá a tu doctor y explicale tus síntomas.

Si tu bebé no ha nacido alrededor de la semana 40, tus médicos te monitorearán a vos y al bebé de manera más atenta durante las semanas 41 y 42. Vos y tu equipo de parto deben discutir si es conveniente inducir el parto y cuándo hacerlo. Si tu bebé no ha nacido hacia el final de la semana 42, es probable que te ofrezcan una inducción del parto para reducir potenciales riesgos a la salud del bebé y a la tuya.

Ocho meses de embarazo: cambios internos y externos

El desarrollo de tu bebé: En esta etapa, tu bebé ya habrá “descendido”, o se habrá acomodado (moviéndose hacia tu pelvis) y continuará creciendo, aunque de manera más lenta. El lugar está apretado ahora, así que no debés sorprenderte si sentís menos movimientos del bebé ahora.

Cambios en tu cuerpo: Además de los cambios físicos, podés sentirte muy emotiva. Por otra parte, el tamaño de tu barriga es para algunas personas una buena razón para ofrecerte consejos; vos podés sentirte abrumada, ansiosa, molesta o nerviosa. También podés sentirte un poco impaciente, pero tenés que saber que tu bebé está preparado para conocerte; y solamente necesita un poquito más de tiempo. Adaptate a estos sentimientos y recordá que este es un periodo de muchas emociones y que vos lo superarás. Vos podés hacer eso.

Octavo mes de embarazo. Lista breve

  • Finalizá el plan de parto: Es posible que vos hayás estado trabajando en tu plan de parto; asegurate de que tenés copias impresas para tu equipo médico.
  • Empacá tu maletín para el hospital y colocalo en la puerta: Prepará tu maletín para el hospital. Tu maletín para el hospital debe incluir todas las cosas que tu pareja y vos necesitarán durante la labor y durante tu permanencia en el hospital. Inclusive puede tener ropas y otras cosas que tu bebé necesitará para regresar a casa.
  • Hacé un simulacro para llegar al hospital: Planificá cómo llegarás al hospital cuando llegue el momento. Asegurate de tener previstas algunas rutas, en caso de que tu bebé decida llegar durante la hora pico del tráfico. Si tu hospital te lo permite, visitá y familiarizate con la Sala de Maternidad, para que sepás a dónde debés ir cuando llegués al hospital.
  • Tené a mano los números de teléfonos de las personas que conforman tu equipo de parto, así como la dirección del hospital en tu teléfono y en la nevera, para que no lidies con estos detalles a última hora.
  • Realizá los últimos toques finales: Tomate tiempo para descansar, para dar los toques finales al cuarto del bebé y a los refuerzos de seguridad que has llevado a cabo en tu hogar. Es importante que te sintás relajada, así que no llevés una agenda demasiado apretada; más bien tratá de disfrutar este momento.
  • Llevá a cabo algunos pasos saludables: Hay algunos pequeños pasos que podés llevar a cabo, como hacer los ejercicios de Kegel y los ejercicios de respiración, practicá una buena postura; y mantenete hidratada para que te sintás un poco más confortable durante el octavo mes de embarazo.