4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31 32 33 34 35 36 37 38 39 40
1 2 3 4 5 6 7 8 9
1 2 3

Ha sido un largo camino, pero todavía tenés mucho que esperar en el octavo mes de embarazo. Al final de la semana 37, tu bebé está muy cerca de culminar su proceso.

Recordá que solamente un 5% de los bebés llega exactamente en la fecha de parto; mientras que la mayoría de las mujeres dan a luz entre la semana 38 y la 42. Esto quiere decir, que hacia el final del octavo mes de embarazo, podés dar a luz en cualquier momento.

Por supuesto, aunque podés dar a luz en este mes, también es posible que te falten algunas semanas para el nacimiento del bebé, así que aprovechá este tiempo para hacer tus preparativos.

Preparate para el parto

Preparate para la labor y mantenete alerta a los síntomas del parto, esta es la clave en este momento de tu embarazo. Sabrás que estás en trabajo de parto (a diferencia de las falsas contracciones conocidas como contracciones de Braxton Hicks), cuando las contracciones sean regulares y se produzcan a intervalos cada vez más cortos. Es posible, cuando comience el trabajo de parto, que sintás dolor de espalda, calambres o presión en la zona pélvica. En este momento podés romper fuentes; y podría aparecer una sangrado parecido a la menstruación.

No debés dejarte llevar por el pánico cuando advirtás estos signos del parto. Llamá a tu doctor, porque él estará en capacidad de aconsejarte cuánto tiempo debés esperar en casa y cuándo debés ir al hospital.

Síntomas comunes del embarazo en el octavo mes

Durante el octavo mes de embarazo es posible que experimentés algunos de los siguientes síntomas, pero alegrate, porque estás muy cerca del final. Los síntomas típicos durante este mes incluyen:

  • Movimientos torpes
  • Salidas súbitas de leche de tus senos
  • Contracciones de Braxton Hicks
  • Acidez
  • Indigestión
  • Incomodidad a causa del tamaño de la barriga
  • Respiración entrecortada
  • Fatiga
  • Problemas para dormir
  • Incontinencia urinaria
  • Sofocos o calorones
  • Cambios de humor
  • Picazón en la piel
  • Aumento de peso

Ocho meses de embarazo: cambios internos y externos

El desarrollo de tu bebé: En esta etapa, tu bebé ya habrá “descendido”, o se habrá acomodado (moviéndose hacia tu pelvis) y continuará creciendo, aunque de manera más lenta. El lugar está apretado ahora, así que no debés sorprenderte si sentís menos movimientos del bebé ahora.

Cambios en tu cuerpo: Además de los cambios físicos, podés sentirte muy emotiva. Por otra parte, el tamaño de tu barriga es para algunas personas una buena razón para ofrecerte consejos; vos podés sentirte abrumada, ansiosa, molesta o nerviosa. También podés sentirte un poco impaciente, pero tenés que saber que tu bebé está preparado para conocerte; y solamente necesita un poquito más de tiempo. Adaptate a estos sentimientos y recordá que este es un periodo de muchas emociones y que vos lo superarás. Vos podés hacer eso.

Octavo mes de embarazo. Lista breve

  • Finalizá el plan de parto: Es posible que vos hayás estado trabajando en tu plan de parto; asegurate de que tenés copias impresas para tu equipo médico.
  • Empacá tu maletín para el hospital y colocalo en la puerta: Prepará tu maletín para el hospital. Tu maletín para el hospital debe incluir todas las cosas que tu pareja y vos necesitarán durante la labor y durante tu permanencia en el hospital. Inclusive puede tener ropas y otras cosas que tu bebé necesitará para regresar a casa.
  • Hacé un simulacro para llegar al hospital: Planificá cómo llegarás al hospital cuando llegue el momento. Asegurate de tener previstas algunas rutas, en caso de que tu bebé decida llegar durante la hora pico del tráfico. Si tu hospital te lo permite, visitá y familiarizate con la Sala de Maternidad, para que sepás a dónde debés ir cuando llegués al hospital.
  • Tené a mano los números de teléfonos de las personas que conforman tu equipo de parto, así como la dirección del hospital en tu teléfono y en la nevera, para que no lidies con estos detalles a última hora.
  • Realizá los últimos toques finales: Tomate tiempo para descansar, para dar los toques finales al cuarto del bebé y a los refuerzos de seguridad que has llevado a cabo en tu hogar. Es importante que te sintás relajada, así que no llevés una agenda demasiado apretada; más bien tratá de disfrutar este momento.
  • Llevá a cabo algunos pasos saludables: Hay algunos pequeños pasos que podés llevar a cabo, como hacer los ejercicios de Kegel y los ejercicios de respiración, practicá una buena postura; y mantenete hidratada para que te sintás un poco más confortable durante el octavo mes de embarazo.