4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31 32 33 34 35 36 37 38 39 40
1 2 3 4 5 6 7 8 9
1 2 3

Ha sido un largo camino, pero todavía tenés mucho que esperar en el octavo mes de embarazo. Al final de la semana 37, tu bebé está muy cerca de culminar su proceso.

Recordá que solamente un 5% de los bebés llega exactamente en la fecha de parto; mientras que la mayoría de las mujeres dan a luz entre la semana 38 y la 42. Esto quiere decir, que hacia el final del octavo mes de embarazo, podés dar a luz en cualquier momento.

Por supuesto, aunque podés dar a luz en este mes, también es posible que te falten algunas semanas para el nacimiento del bebé, así que aprovechá este tiempo para hacer tus preparativos.

Preparate para el parto

Preparate para la labor y mantenete alerta a los síntomas del parto, esta es la clave en este momento de tu embarazo. Sabrás que estás en trabajo de parto (a diferencia de las falsas contracciones conocidas como contracciones de Braxton Hicks), cuando las contracciones sean regulares y se produzcan a intervalos cada vez más cortos. Es posible, cuando comience el trabajo de parto, que sintás dolor de espalda, calambres o presión en la zona pélvica. En este momento podés romper fuentes; y podría aparecer una sangrado parecido a la menstruación.

No debés dejarte llevar por el pánico cuando advirtás estos signos del parto. Llamá a tu doctor, porque él estará en capacidad de aconsejarte cuánto tiempo debés esperar en casa y cuándo debés ir al hospital.

Síntomas comunes del embarazo en el octavo mes

Durante el octavo mes de embarazo es posible que experimentés algunos de los siguientes síntomas, pero alegrate, porque estás muy cerca del final. Los síntomas típicos durante este mes incluyen:

  • Movimientos torpes
  • Salidas súbitas de leche de tus senos
  • Contracciones de Braxton Hicks
  • Acidez
  • Indigestión
  • Incomodidad a causa del tamaño de la barriga
  • Respiración entrecortada
  • Fatiga
  • Problemas para dormir
  • Incontinencia urinaria
  • Sofocos o calorones
  • Cambios de humor
  • Picazón en la piel
  • Aumento de peso

Siete meses de embarazo: cambios internos y externos

El desarrollo de tu bebé: Alrededor de la semana 32, con frecuencia, los bebés se colocan de cabeza en el canal vaginal para prepararse para el parto; y también comienzan a moverse hacia abajo, ejerciendo presión sobre la vejiga ¿alguien dijo baño?).

Esto puede aliviar la presión de los pulmones, lo cual facilita la respiración de la madre. Recordá que en esta etapa, los huesos de tu bebé también comienzan a endurecerse. El cráneo, sin embargo, permanece más suave, para que el bebé pueda atravesar el canal vaginal sin complicaciones. Como las placas del cráneo se deslizan una sobre otra durante el nacimiento, algunos bebés nacen con la cabeza en forma de cono. Sin embargo, esta es una forma momentánea que desaparecerá dentro de algunos días.

Cambios en tu cuerpo: Durante el séptimo mes de embarazo, el espacio se estrecha un poco en tu útero; y tu bebé podría moverse menos a causa de esto. Sin embargo, todavía podés sentir sus movimientos todos los días.

Justamente porque tu centro de gravedad cambia a medida que tu barriga crece, vos podrías sentirte inestable sobre tus pies; así que tomate tu tiempo para caminar. En la medida en que tu ombligo se expande, vos podrías perder la habilidad de inclinarte; y tu manera de caminar podría cambiar para compensar el peso de tu barriga.

Tus senos crecerán y se volverán más pesados. Las venas de tus senos pueden volverse más visibles; y el color de tus pezones puede hacerse más oscuro.

Séptimo mes de embarazo. Lista breve

  • Descansá: Es importante que descansés tanto como sea posible. Aunque puede suceder que a medida que tu pancita crece encontrés que es más difícil dormir, tratá de descansar de lado con almohadas que soporten tu pancita; y usá una almohada entre las piernas.
  • Informate sobre el trabajo de parto prematuro: Algunas futuras mamás se preocupan por los síntomas del parto prematuro, que pueden confundir con las contraciones de Braxton Hicks. Para ayudarte a disipar tus miedos, podés familiarizarte con los signos del trabajo de parto, estos síntomas incluyen calambres o contracciones persistentes, manchado, sangrado y dolor lumbar. Si pensás que puedes estar en medio de un trabajo de parto prematuro o si tenés algunas preguntas sobre lo que estás experimentando, consultá a tu doctor.
  • Hablá con tus seres queridos: Con todos estos síntomas de embarazo y con tu cuerpo que cambia de forma, podrías sentir que has perdido el control de tu cuerpo. Recordá que esta es una etapa muy emocional y que estos sentimientos son normales. Tratá de descansar y relajate, hablá con tus seres queridos sobre tus sentimientos y recordá que dentro de poco el embarazo llegará a su fin.
  • Aprendé acerca de las contracciones de Braxton Hicks: Estas contracciones se conocen como “falsas” contracciones; y podrías experimentar algunas durante tu tercer trimestre.
  • Realizá una lluvia de ideas con nombres de bebé: Es posible que te hayás decidido por algún nombre, pero si no lo has hecho, podés usar nuestro Generador de nombres de bebé Pampers, que podría ayudarte a encontrar el nombre perfecto para tu bebé.