Tu pequeño está creciendo rápidamente, y si echás un vistazo a sus fotos de bebé, verás lo mucho que ha cambiado. No sólo está empezando a parecerse menos al bebé regordete que era antes, sino que probablemente se está volviendo más independiente cada día.  

Este mes, es posible que te enfrentes a los retos de que sea quisquilloso con la comida o a la transición a la cama de niño pequeño, así que seguí leyendo para saber cómo manejarlos y para descubrir qué más puede haber en las próximas semanas. Disfrutá de este último mes antes de que tu hijo de 1 año cumpla 2 años de edad. El tiempo vuela.  

Hitos del desarrollo de los niños pequeños 

Aunque cada niño se desarrolla a su propio ritmo, estos son algunos de los hitos que podés ver alcanzar a tu hijo de 23 meses en esta época: 

  • Subiendo las escaleras. Puede que notés que tu hijo de 23 meses es capaz de subir y bajar las escaleras. Para mantener la seguridad de tu hijo, seguí utilizando puertas para bebés en la parte superior e inferior de las escaleras; es posible que las necesités hasta que tu pequeño cumpla 3 años. Supervisá siempre a tu pequeño en las escaleras.  

  • Mejora su habilidad con las manos y los dedos. Por ejemplo, puede ser capaz de hacer garabatos, dar la vuelta a los recipientes para verter su contenido o incluso construir una torre de cuatro bloques o más.  

  • Muestra preferencia por su mano izquierda o derecha. Es posible que tu hijo muestre una tendencia a utilizar la mano izquierda o la derecha, pero ten en cuenta que muchos niños no suelen mostrar una preferencia definida durante algunos años, o incluso pueden ser ambidiestros. En cualquier caso, lo mejor es no presionar a tu pequeño para que utilice una mano en lugar de la otra.  

  • Puede decir frases sencillas. Es posible que escuches a tu hijo pequeño pronunciar algunas frases sencillas. Puede incluso empezar a utilizar los nombres correctos de las personas que conoce, las partes del cuerpo o los objetos. Al igual que ocurre con los demás hitos, el desarrollo del lenguaje no es inamovible, así que ten paciencia si esto no describe todavía el habla de tu hijo.  

  • Se parece menos a un bebé gordito. A medida que tu hijo avanza en la niñez, notarás que está ganando músculo y se está volviendo más alto y delgado, y que su mandíbula está más definida.  

  

Cómo apoyar el desarrollo de tu hijo de 23 meses 

Podés fomentar el desarrollo de tu bebé de dos años, ¡sí, le falta un mes para cumplir los dos! Impulsa su desarrollo de muchas maneras. He aquí algunas ideas:  

   

  • Ayudale a mejorar su habilidad con las manos y los dedos. Podés ayudar a tu hijo de 23 meses a mejorar el uso de las manos y los dedos con algunos pequeños juegos como doblar papeles de colores, meter bloques en los agujeros correspondientes, apilar bloques, crear formas con arcilla o pintar con los dedos.  

  • Organizá encuentros de juego para niños de 2 años . Puede que notés que tu pequeño es más entusiasta cuando está con otras personas y disfruta de la compañía de otros niños pequeños, así que ayudá a fomentar su desarrollo social organizando encuentros de juego con niños de su edad o ligeramente mayores. Sólo tenés que estar preparada para intervenir si surge algún conflicto, por ejemplo, si tu hijo intenta pegar o empujar a otro niño o si éste también es agresivo físicamente.  

  • Enseñale habilidades de autocuidado. Esta es una buena edad para empezar a enseñar a tu hijo a cepillarse el pelo y a vestirse solo. Puede que le entusiasme hacer todo esto por sí mismo, pero a esta edad seguirá necesitando tu ayuda.  

  • Establecé límites coherentes. Es probable que tu hijo actúe por impulso, por lo que es importante establecer límites. Explicá claramente tus expectativas y priorizá elogiar su buen comportamiento en lugar de castigarlo. Sé coherente a la hora de imponer los límites y mantené unas expectativas realistas. A esta edad, es posible que tu pequeño no entienda ni sea capaz de seguir instrucciones complejas, y que aún no domine el autocontrol.  

  • Da un buen ejemplo. Los niños observan a todos los que le rodean, así que intentá dar buen ejemplo y explicále conceptos como el de compartir. Por ejemplo, si cortás una manzana por la mitad y le das la mitad a tu hijo, explicále que estás compartiendo con él y mencioná lo bonito que es compartir.  

  • Pensá en el entrenamiento para ir al baño. ¿Has notado algún signo de que está preparado para ir al baño? Por ejemplo, que tu hijo muestre interés por aprender a usar el orinal, que sea capaz de mantener el pañal seco durante un par de horas al día o que diga que tiene que ir al baño. Si has detectado algunas de estas señales, recogé consejos sobre cómo entrenar al niño para ir al baño y conseguí los materiales que necesitarás, como un orinal.  

  • Dejá que te guíe cuando leas. Tu hijo tiene una mente propia, así que aprovechá este espíritu independiente cuando lean juntos. Dejá que elija el libro que quiera de una selección de tres o cuatro que hayas reunido, y felicítale por haber hecho una buena elección. Cuando empiecen a leer juntos, dejá que sea él quien pase las páginas. Hazle preguntas sobre lo que viene a continuación en la historia, o pedile ayuda para encontrar algo en una página.  

 

Si el libro contiene una rima o una frase que se repite, detente cuando llegues a ella y dale la oportunidad de intervenir, expresando tu orgullo y alegría cuando lo haga.  

  

Comidas y menús para tu hijo de 23 meses

Tu activo hijo necesita una variedad de alimentos saludables para mantenerse en marcha, que pueden ser unas tres comidas y dos tentempiés al día. Aunque un día coma más y otro se salte una comida o un tentempié, podés ofrecerle alimentos de los principales grupos alimenticios (proteínas, como la carne y los huevos, cereales integrales, verduras, fruta y productos lácteos, como la leche y el yogur) para asegurarte de que recibe todos los nutrientes que necesita su cuerpo en crecimiento.  

  

Cómo manejar a los comedores quisquillosos 

De vez en cuando, es posible que te sientas un poco estresado intentando que tu pequeño coma sus verduras o pruebe nuevos alimentos. También podés frustrarte cuando tu hijo deja de querer comer algo que le encantaba hace unos días.  

He aquí algunas cosas que podés probar y que pueden ayudarte a vos y a tu hijo a superar la etapa del picoteo:  

   

  • Coman juntos en familia. Siéntense juntos en la mesa sin distracciones como la televisión o los teléfonos. Dale a tu hijo los mismos alimentos que vos comés, pero intentá incluir un plato que sepas que le gusta.  

  • Evita forzar la comida o los alimentos. Si tu pequeño rechaza una comida, no lo fuerces ni montes un escándalo por ello. Tu hijo conoce su cuerpo y comerá cuando tenga hambre. Presionarle para que coma algo que no quiere puede ser contraproducente a largo plazo, ya que hará que le disguste aún más ese alimento.  

  • No sobornes a tu hijo. Puede ser tentador sobornarle con dulces o postres para que coma sus verduras, pero esto puede llevar a más batallas en la mesa, así como a preparar el terreno para patrones de alimentación poco saludables e incluso la obesidad.  

  • Seguí intentándolo. Puede que al principio se niegue a probar un bocado, pero no te rindas. Puede llevarle un tiempo acostumbrarse a ciertos sabores, olores o texturas, así que ofrece un nuevo alimento al menos varias veces, esperando un tiempo entre cada intento.  

  •  Ofrecé variedad. Cuando planifique las comidas de su familia, introduce algunos alimentos o sabores nuevos para que los explore, o incluso sirva una forma diferente de un plato conocido: prepará maíz congelado en lugar de maíz fresco, por ejemplo. Nunca se sabe cuándo tu hijo puede estar dispuesto a probar algo, y ésta es una buena manera de animarle a ampliar su paladar.  

  • Hacé que los platos sean divertidos. A los niños pequeños les encanta probar comida llamativa, así que hacé que el emplatado sea divertido. Por ejemplo, crea una cara sonriente con frutas y verduras. Unos palitos de apio pueden ser la sonrisa, un trozo de manzana la nariz, unas pasas los ojos y unos palitos de zanahoria cortos pueden ser el pelo. Las salsas son otra buena opción, ya que a tu hijo le encantará ensuciar un poco metiendo los palitos de zanahoria en una deliciosa salsa.  

Si tu pequeño se divertí en su silla alta, verás que es más probable que se coma la comida que le presentas.  

  • Hacé que tu hijo participe en la cocina. Cocinar junto a vos es emocionante, sobre todo cuando puede añadir sus propios toques creativos, y es más probable que disfrute comiendo algo que ha ayudado a hacer. Pedíle que te ayude en tareas como lavar la fruta y la verdura, recoger las hierbas, medir los ingredientes y remover y verter la masa, todo ello bajo tu atenta mirada.  

  • Introducí alimentos similares. Si a tu hijo le gusta el camote, ¿por qué no le haces probar la calabaza? Es posible que tenga un ingrediente favorito similar a uno nuevo que puedes utilizar como puente para probar algo nuevo.  

  • Combiná alimentos conocidos y desconocidos. Si a tu hijo le encanta el queso, rallále un poco sobre el brócoli o la coliflor. O sirve una verdura nueva con un aderezo que le guste para hacer las cosas un poco más divertidas y familiares.  

  

 

Horario de sueño de un niño de 23 meses

  

Tu hijo de 23 meses necesitá dormir entre 11 y 14 horas al día. A esta edad, sin embargo, es probable que sólo necesite una siesta por la tarde.  

Alrededor de esta edad, es posible que notes que tu pequeño intenta salir de la cuna y te preguntás si es necesario trasladarlo a una cama.  

  

La transición a una cama  

  

Puede que falten varios meses, pero es una buena idea pensar en el momento en el que podría necesitar la transición a una cama baja para niños pequeños.  

Por la seguridad de tu pequeño, aquí tenés algunas cosas que debes tener en cuenta en ese momento:  

  • Ajustá el colchón de la cuna al nivel más bajo posible. Si tu hijo intenta salir de la cuna, un colchón más bajo puede mantenerlo en su sitio durante más tiempo. Comprobá qué ajustes de colchón ofrece la cuna que tenés, leyendo las instrucciones del fabricante.  

  • Empezá por el colchón. Cuando creas que ha llegado el momento de hacer la transición a una cama (recordá que aún pueden faltar meses), quizá prefieras colocar un colchón más grande en el suelo o en una base de cama de altura baja, en lugar de pasar a tu hijo pequeño a una cama individual de altura normal, por ejemplo.  

  • Utilizá una barandilla en la cama. Una vez que hayas cambiado a una cama, es posible que quieras utilizar un barandal para mantener a tu hijo pequeño en su sitio por la noche. Algunas cunas se convierten en una cama para niños pequeños y te dan la opción de mantener una barandilla en su sitio. Comprobá qué configuraciones ofrece tu cuna, si es que hay alguna, consultando las instrucciones.  

  • Pensá en una puerta para bebés. Es posible que tu pequeño quiera salir de la cama y acercarse a tu habitación por la noche, o pasearse por la casa, por lo que podés instalar una puerta para bebés que no pueda abrir, esto para mantenerlo seguro.  

  

 

Un día en la vida de tu hijo

 

 Ahora que tenés un niño pequeño muy activo, te mostramos cómo puede ser un día en tu casa:  

Ehub PampersLATAM Imágenes para nuevos artículos EEUU a day in the life AR

La salud y la seguridad de tu hijo: Síntomas y enfermedades comunes en la infancia 

   

A pesar de tus esfuerzos por mantener sano a tu pequeño, es probable que en algún momento se resfríe, le duela el oído o tenga problemas de estómago. A continuación te presentamos algunos de los síntomas y enfermedades infantiles más comunes, junto con lo que podés hacer para facilitarle las cosas a tu hijo:  

   

  • Dolor de garganta. Puede ir desde el picor hasta el dolor extremo, y puede ir acompañado de fiebre o inflamación de los ganglios. Un dolor de garganta causado por un virus no necesita antibióticos y desaparecerá en unos 7 a 10 días. Podés ayudar a aliviar las molestias dándole de beber líquidos calientes.  

 La faringitis estreptocócica, causada por una bacteria, es poco frecuente en los niños pequeños, pero si crees que tu hijo la padecé acudí a tu médico, ya que requiere antibióticos. Los síntomas de la faringitis estreptocócica incluyen dolor de garganta, fiebre, dolor de cabeza, dolor de estómago, náuseas y vómitos.  

 

  • Dolor de oído. El dolor de oído es común entre los niños, y puede estar causado por cosas como una infección de oído o la presión de un resfriado, entre otras. Llevá a tu hijo al médico para que averigüe la causa y te aconseje sobre el tratamiento. Si el médico te decí que está bien, puede darle a tu hijo acetaminofén o ibuprofeno para aliviar el dolor.  

  • Resfriado común. Los resfriados son causados por virus, y durante los dos primeros años de vida la mayoría de los niños se resfrían de 8 a 10 veces. El resfriado común se debe a un virus y puede durar hasta 10 días, aunque algunos síntomas, como la tos, pueden durar más. Podés hacer que los síntomas sean más llevaderos para tu pequeño asegurándote de que esté cómodo, descanse mucho y beba muchos líquidos.  

Si el profesional sanitario lo considera oportuno, podés utilizar un spray nasal para ayudar a la nariz tapada.  

  • Infección del tracto urinario. También conocida como ITU, esta infección puede provocar molestias en la zona del abdomen y la vejiga, y puede causar dolor o sensación de ardor al orinar. El médico de tu hijo tendrá que tomar una muestra de orina antes de recomendar un tratamiento.  

  • Bronquiolitis. Esta infección respiratoria común hace que los tubos respiratorios de los pulmones se inflamen, dificultando la respiración de los bebés. Suele estar causada por un virus durante la temporada de resfriados y gripe, y no puede tratarse con antibióticos. Si notás que tu pequeño muestra signos de dificultad para respirar, llamá a tu médico. El médico puede recomendar tratamientos como gotas de solución salina o acetaminofén para ayudar a aliviar los síntomas hasta que la infección desaparezca.  

  • Sinusitis bacteriana. Como puede adivinar por su nombre, esta infección procede de bacterias atrapadas en los senos paranasales. Los síntomas pueden durar más de 10 días y son similares a los de un resfriado, con secreción nasal y tos. Si se diagnostica una sinusitis bacteriana, el profesional sanitario de tu hijo puede recetarle antibióticos.  

 

 Problemas de barriga y diarrea

Unas heces sueltas ocasionales no son necesariamente algo de que preocuparse, pero si las heces acuosas se producen con más frecuencia de lo habitual podría ser que tu pequeño tenga diarrea.  

   

Las principales causas de la diarrea son:  

  • Virus. La diarrea en los niños pequeños suele estar causada por virus, entre ellos el rotavirus, que puede provocar diarrea acuosa en bebés y niños pequeños. Tu bebé recibirá una vacuna para protegerse de la diarrea grave por rotavirus.  

  • Bacterias. Si tu hijo consume alimentos contaminados con bacterias, la intoxicación alimentaria es un resultado común, y la diarrea es un síntoma principal de esta enfermedad.  

  • Alergias alimentarias. Puede ser que tu pequeño tenga una alergia alimentaria o sea intolerante a la lactosa.  

  • Infecciones. Las infecciones fuera del aparato digestivo, como las del tracto urinario o respiratorio, o incluso del oído interno, pueden ir acompañadas de diarrea.  

  • Beber zumo de frutas. Un exceso de zumo de frutas puede provocar las carreras.  

  • Efectos secundarios de la medicación oral. Tomar antibióticos suele provocar diarrea.  

El principal riesgo de la diarrea es la deshidratación, así que si tu pequeño tiene diarrea, consulta con su médico, que puede recomendarle una solución electrolítica de venta libre para ayudar a reponer los líquidos perdidos.  

  

 

Preguntas frecuentes en un vistazo

  

¿Qué puede hacer un niño de 23 meses?  

Alrededor de esta edad, tu pequeño puede ser capaz de seguir instrucciones sencillas, imitar ciertas acciones o palabras, empujar un juguete con ruedas y utilizar frases de dos palabras. Sin embargo, cada niño se desarrolla a su propio ritmo, así que no te sorprendas si tu pequeño aún no puede hacer algunas de estas cosas. Si tenés alguna duda, habla con tu médico.  

  

¿Qué debe comer mi hijo de 23 meses?  

   

Tu pequeño necesita una dieta equilibrada que contenga los principales grupos de alimentos, como proteínas, cereales, frutas, verduras y lácteos. Ofrece a tu hijo tres comidas pequeñas y dos tentempiés al día. No es necesario que cada comida contenga todos los grupos de alimentos, pero si forman parte de la oferta del día, a lo largo de unos días la dieta de tu pequeño se equilibrará y obtendrá todos los nutrientes que necesita.  

  

¿Cuánto tiempo debe dormir la siesta un niño de 23 meses?  

Para un niño de casi 2 años, una siesta de 2 horas por la tarde es más o menos correcta, aunque tu hijo puede querer dormir menos o más.  

   

Tu vida como madre: la presentación de un nuevo bebé

Si estás embarazada, seguro que te preguntás cómo reaccionará tu hijo de 23 meses ante la llegada del recién nacido.  

Es natural que tu pequeño se sienta un poco celoso, no por enfado con el nuevo bebé, sino porque puede sentir que no recibe tanta atención como antes.  

Como resultado de sentirse un poco excluido, tu hijo de 23 meses puede portarse mal o hacer una rabieta para conseguir una reacción tuya. Incluso la atención negativa es una victoria a sus ojos; puede que prefiera que te enfades con él a que te sientas ignorada mientras vos centrás más tu atención en la preparación del recién nacido.  

   

Ayudá a facilitar las cosas a tu pequeño con estas ideas:  

  • No escondas nada. Tu hijo tendrá curiosidad, así que dile que viene un nuevo bebé.  

  • No hagas hincapié en que tu pequeño va a tener un hermanito o hermanita. Si utilizás estas palabras, tu hijo asumirá que va a tener un nuevo compañero de juegos de su edad y no un bebé.  

  • No le des importancia a la llegada del nuevo bebé. Es probable que a tu pequeño le preocupen los acontecimientos que suceden en el futuro inmediato. Está bien que le digas que viene otro bebé, pero intentá no darle importancia ni dejar que sea el centro de la vida diaria.  

  • Mové a tu pequeño a su propia habitación o prepará la habitación para dos. Si estás planeando habitaciones separadas para tu recién nacido y tu hijo pequeño, es una buena idea tener preparada la habitación de tu hijo pequeño antes de la fecha de parto. De este modo, tu hijo podrá pasar a su propia habitación antes de la llegada del bebé, lo que reducirá la cantidad de cambios y trastornos que se producirán a la vez.  

Si no tenés una habitación separada, cambia las cosas de sitio para hacerle un espacio a la nueva cuna y hacé que el resto de la habitación sea cómoda para tu hijo.  

  • Incluí a tu hijo en las actividades en la medida de lo posible. Una vez que el recién llegado esté aquí, hacé que tu hijo participe en las actividades del recién nacido en la medida de lo posible, para que se sienta incluido, por ejemplo, haciéndole "ayudar" a vestir al recién llegado, a alimentarlo o bañarlo. Sin embargo, no dejés a tu hijo pequeño solo con el bebé.  

  • Programá tiempo de calidad con tu hijo. Intentá que vos o tu pareja pasen tiempo de calidad a solas con tu pequeño. Esto le ayudará a no sentir que toda la atención está en el nuevo bebé. Incluso podés intentar pasar tiempo con él cuando el recién nacido esté durmiendo la siesta.