4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31 32 33 34 35 36 37 38 39 40
1 2 3 4 5 6 7 8 9
1 2 3

Para muchas futuras mamás, el segundo trimestre es la fase más placentera y cómoda del embarazo. Las náuseas matutinas probablemente han desaparecido, y aún no tenés la incomodidad física de tener el vientre tan grande ni el peso extra del bebé. Pueden existir algunas molestias, entre las más comunes de este trimestre están estreñimiento, hemorroides y dolor en ligamentos.

Mientras tanto, tu pequeño sigue creciendo y desarrollándose, y si eres como muchas mujeres embarazadas, podrás tener suerte y tener un poco más de energía durante las semanas 14 a la 27.

El desarrollo de tu bebé en el segundo trimestre

En el segundo trimestre del embarazo, el desarrollo continúa desde lo establecido en el primer trimestre. Durante este trimestre, tu pequeño pasa de ser del tamaño de una nectarina al de una coliflor, y este crecimiento repentino se vuelve más visible a medida que tu barriga crece, y se hace más tangible a medida que comenzás a sentir sus movimientos.

Cada semana del segundo trimestre del embarazo traerá algo nuevo. En la semana 14 [https://www.pampers.com.ar/embarazo/embarazo-semana-a-semana/14-semanas-de-embarazo], por ejemplo, tu pequeño comenzará a practicar la succión y movimientos de deglución (tal vez incluso se empiece a chupar su dedito pulgar en esta temprana etapa). Los rasgos faciales como los ojos y oídos comenzarán a ocupar sus posiciones normales. En el sexto mes de embarazo, los latidos del corazón de tu pequeño serán lo suficientemente fuertes como para oírlos a través de un estetoscopio; comenzará a desarrollar un ciclo de sueño-vigilia, e incluso podría encontrar una posición preferida para dormir. Sus oídos se desarrollarán lo suficiente como para poder oír, así que sentite libre de cantarle o leerle.

Qué podés esperar en el segundo trimestre

Muchas cosas emocionantes suceden en las semanas del segundo trimestre. En algún momento, por ejemplo, comenzarás a mostrar esa hermosa tripita de embarazo. Otro momento importante del segundo trimestre de embarazo es en el que podés sentir pequeños movimientos por primera vez. Durante las semanas 20 a 27, probablemente notarás que tu bebé está bastante activo. Eso es porque todavía tiene mucho espacio en tu barriga para intentar saltos mortales antes de que se estreche un poco más durante el último trimestre.

Junto con consejos no solicitados de extraños, también podés encontrar algunos síntomas del segundo trimestre. Estos pueden incluir sensación de falta de aliento, mareos, dolores de espalda, presión arterial alta, estreñimiento, hemorroides, dolor de ligamentos y dificultad para dormir. A continuación, describimos algunos de los síntomas de embarazo más comunes que a menudo ocurren durante este trimestre con más detalle, y algunos consejos útiles:

  • Combatir el estreñimiento

    El cambio en las hormonas durante el embarazo disminuye la actividad del tracto gastrointestinal. Además, a medida que el bebé crece, empuja hacia el intestino grueso. Todo esto puede conducir al estreñimiento. Afortunadamente, unos cambios leves en tu dieta pueden ayudar a que las cosas se muevan, por lo tanto, tomá mucha agua y comé más fibra (como ciruelas pasas, cereal de salvado y ensaladas). Hacé ejercicio todos los días, nada muy fuerte si no hacías ejercicio anteriormente. Bastará con una caminata diaria, pero consultá con tu médico si querés hacer otro tipo de actividad. Tené en cuenta stu nivel de condición física y cómo te sentís, pero recordá, incluso una caminata de 15 minutos ayudará a mejorar la circulación sanguínea y fortalecerá tus músculos. No tomés un laxante de venta libre sin consultar primero con tu médico.

  • Alivio para las hemorroides

    Las hemorroides, venas agrandadas en el recto, se desarrollan comúnmente durante el embarazo debido al aumento de la presión en esa área. Debido a que las hemorroides tienden a empeorar a medida que el bebé crece, tratarlas a la primera señal de incomodidad puede ayudar a mantenerlas bajo control más adelante. Evitá estar de pie por largos períodos de tiempo y probá baños tibios para ayudar a aliviar el dolor. La prevención del estreñimiento es importante porque cuanto menos necesités esforzarte para evacuar (y más suave sea la materia fecal), mejor. Si nada funciona, preguntale a tu doctor sobre algún medicamento.

  • Dolor de los ligamentos

    Si experimentás dolor o calambres en el área de la ingle, es probable que sea el resultado del dolor del ligamento. A medida que el útero crece, los ligamentos que lo mantienen en su lugar en el abdomen deben estirarse, y este estiramiento puede causar dolor. Desafortunadamente, no hay mucho que podás hacer para aliviar el dolor del ligamento, pero si el dolor se vuelve intenso, comunicate con tu médico. El dolor de ingle o abdominal durante el embarazo también puede ser un signo de una posible complicación, por lo que tu médico deberá descartar cualquier problema grave.

    A pesar de que habés estado embarazada ya por un tiempo, todavía tu cuerpo se está ajustando a este gran cambio, por lo que es completamente natural experimentar cambios de humor. Mirá el lado positivo: después de todos los altibajos del segundo trimestre, ya vas acercándote al tramo final: el tercer trimestre.

Qué tener en cuenta para el segundo trimestre

Aproximadamente hacia la mitad del camino – es decir, la semana 20- probablemente tengás una ecografía para verificar la salud del bebé y confirmar tu fecha de parto. Y por cierto, si lo deseás, también podés averiguar el sexo de tu bebé con este examen.

Continuar con tu dieta de embarazo saludable es importante en el segundo trimestre. Con un poco de suerte, tu apetito normal habrá regresado, pero en realidad no deberías "comer por dos".

Usá tu energía extra comenzando o continuando con tu rutina de ejercicios. Consultá con tu médico primero, pero caminar, nadar y practicar yoga prenatal pueden ser buenas opciones de ejercicio para el embarazo.

Una vez que sepás si esperás un niño o una niña (o incluso antes), podés comenzar a comprar ropa para bebé y decorar su habitación. También podrás empezar a pensar en los nombres de bebé, que es donde el generador de nombres de bebés de Pampers te puede ayudar. Divertite con todos los preparativos.