4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31 32 33 34 35 36 37 38 39 40
1 2 3 4 5 6 7 8 9
1 2 3

Puede que vos hayás notado algunos cambios inusuales en tu cuerpo y comencés a hacerte preguntas: ¿estaré embarazada?

También podría ocurrir que no hayás observado los primeros signos del embarazo; y que únicamente hayás notado que tu periodo está retrasado. De cualquier modo, podés hacerte una prueba de embarazo casera, que confirmará si estás embarazada. Luego, visitá tu centro de salud (o a tu médico), para que te examine y te agende las citas que requerirás en tus exámenes prenatales.

Síntomas comunes del embarazo durante el primer mes

Los signos del embarazo durante el primer mes no son necesariamente los más notorios; sin embargo, pueden incluir:

  • Cambios de carácter o del estado de ánimo.
  • Hinchazón
  • Calambres
  • Lumbago
  • Manchas en la piel
  • Ganas frecuentes de orinar
  • Senos adoloridos o sensibles
  • Fatiga
  • Náuseas
  • Estreñimiento
  • Antojo de algunas comidas y rechazos de otras
  • Ausencia de la menstruación

Tené en cuenta que durante el primer mes de embarazo, puede que no experimentes algunos de estos síntomas comunes. Quizá podés sospechar que estás esperando un bebé porque tu periodo se ha retrasado.

Primer mes de embarazo: cambios internos y externos

Desarrollo del embrión: Después de la concepción, el óvulo fertilizado viajará desde las Trompas de Falopio para implantarse en el útero. El óvulo fertilizado se divide sucesivamente en racimos de células y se convierte en un embrión.

Alrededor de la octava semana, el embrión ya ha desarrollado una pequeña espina dorsal, así como las extremidades. También han comenzado a crecer su cerebro, sus ojos y sus oídos.

Cambios en tu cuerpo: Cuando notés que estás embarazada, puede que reaccionés de manera distinta a la que vos esperabas. Tus sentimientos pueden incluso cambiar de un momento a otro. Tales variaciones emocionales, en parte causadas por las hormonas del embarazo, son totalmente normales. Tomate el tiempo necesario para descansar y procesar tus sentimientos. Aparte de los síntomas comunes del embarazo del primer mes descritos aquí, puede que vos no advirtás muchos otros cambios físicos.

Ajustate a tu cuerpo de embarazada

Estás haciendo un trabajo importante al proveer en tu vientre de un hogar seguro para el crecimiento de tu bebé; pero esto no significa que siempre te vas a sentir totalmente cómoda con la nueva forma de tu cuerpo.

Durante el Segundo Trimestre, disfrutá de adquirir ropa de maternidad cómoda y moderna, tanto en algunas tiendas locales como en internet.

Es posible que te preguntés cómo responder cuando te dan algún consejo, te hacen una pregunta o te comentan algo, tanto extraños como personas cercanas. Una buena estrategia es agradecerles y hacerles saber que pensarás acerca de lo que te dicen; y lo dejas hasta allí.

También podés haber escogido compartir las noticias de tu embarazo con tu jefe y tus compañeros de trabajo. Y podés haber comenzado tus planes de reposo materno. En el quinto mes de embarazo, vale la pena comenzar a planificar cómo vas a delegar tus responsabilidades en tus colegas, de manera que no te queden tareas demasiado pesadas o estresantes para el tercer trimestre.

Quinto mes de embarazo. Lista breve

  • Inscribite en las clases prenatales: Muchas clases prenatales comenzarán el próximo mes, o dentro de dos meses. De manera que anotarte ahora significa que asegurás la oportunidad de obtener toda la ayuda e información que necesités.
  • hablá con tu bebé: Tu bebé está aprendiendo a reconocer tu voz y puede escuchar mejor que antes. hacete el hábito de hablarle, cantarle o leerle a tu bebé todos los días.
  • Conocé los signos del trabajo de parto prematuro: Este es el momento para que estés pendiente de los signos del trabajo de parto. Contactá a tu doctor rápidamente, si creés que puedes estar en medio de un trabajo de parto prematuro.
  • Usá el impulso de tu energía: Durante el Segundo Trimestre, tu oleada de energía te da la oportunidad de hacer ejercicios, viajar, preparar tu hogar para el bebé y realizar cualquier otra cosa que te haga falta.
  • Comé bien: En este momento tu bebé está creciendo rápidamente; de manera que podés sentir un hambre exagerada. Pero éste no es el momento para aguantar hambre. En lugar de eso, continúa comiendo alimentos variados, saludables y nutritivos.
  • Ponete cómoda: Explorá otras maneras confortables de dormir. Escogé zapatos cómodos (especialmente si tus pies se hinchan), encontrá ropa de maternidad que le ofrezca a tu cuerpo - en pleno crecimiento -, suficiente espacio para moverse y respirar; y escogé sostenes de maternidad que soporten la forma cambiante de tus nuevos senos.