4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31 32 33 34 35 36 37 38 39 40
1 2 3 4 5 6 7 8 9
1 2 3

En el tercer mes de embarazo, vas a entrar en el Segundo Trimestre, lo cual significa que hay grandes noticias.

Síntomas comunes del embarazo durante el tercer mes

En el tercer mes de embarazo, algunos de los síntomas que podés notar son agradables y bienvenidos; mientras que otros son algo molestos. Recordá que todos estos síntomas son normales durante el embarazo y que probablemente no los experimentarás todos. Por ejemplo:

  • Ganancia de peso
  • Incremento de la energía
  • Incremento de la secreción vaginal
  • Venas varicosas
  • Venas de araña
  • Mareos
  • Ganas frecuentes de orinar
  • Olvidos frecuentes
  • Cambios en la pigmentación de la piel

Tercer mes de embarazo: cambios internos y externos

Desarrollo fetal: Durante el tercer mes de embarazo, los genitales del bebé comienzan a formarse; y también aparecen los reflejos de tragar y chupar. El desarrollo sensorial continúa. Tu bebé será capaz de escuchar los sonidos del mundo de manera un poco apagada y comenzará a hacerse sensible al brillo de las luces. Una capa de pelo muy fina, llamada Lanugo, aparecerá sobre su piel; aunque para el momento del nacimiento, la mayoría de este pelito desaparecerá.

Cambios en tu cuerpo: Es posible que comencés a desarrollar una pequeña pancita, aunque muchas mujeres la desarrollan en diferentes momentos. Tus senos pueden también hincharse un poco. Uno de los síntomas de embarazo típicos durante el tercer mes, es que las náuseas desaparecen y son reemplazadas por hambre. No olvidés comer bien, enfocándote en la calidad y no en la cantidad. Algunas mujeres experimentan cambios en la pigmentación de la piel, como una línea oscura que puede aparecer sobre el abdomen; y también, manchas oscuras sobre el rostro. Algunas embarazadas se ven radiantes. Si este es tu caso, disfrutalo.

Dieta y ejercicio en el tercer mes de embarazo

Muchas mujeres comienzan a notar que los malestares matutinos disminuyen, al mismo tiempo que sienten una subida de la energía. Aprovechá esta subida de energía para comenzar o continuar un saludable programa de ejercicios de embarazo. Si eres o te consideras principiante en los ejercicios, pedí una cita para un examen con tu centro de salud (tu seguro o tu médico). Los ejercicios como el yoga prenatal y la natación pueden ser muy buenos y son opciones seguras.

Es importante que durante el embarazo te concentrés en una dieta nutritiva, que incluya raciones regulares de proteínas, vegetales, frutas y granos. Permanecé hidratada con agua; y consumí un máximo de 200 miligramos de cafeína por día.

Tu centro de salud (seguro o médico), puede darte una guía dietética personalizada. Las mujeres embarazadas deberían evitar el pescado con altos niveles de mercurio, el alcohol, las leches y quesos no pasteurizados, las carnes procesadas (como embutidos) y los huevos crudos. Asegurate de lavar bien las frutas y vegetales antes de comerlos o prepararlos.

Tercer mes de embarazo. Lista breve

  • Compartí las noticias sobre tu bebé: Durante el tercer mes de embarazo, podés sentirte cómoda con la idea de compartir la noticia de la llegada de tu bebé con tu familia y tus amigos. Pensá a quiénes se lo quieres decir y cómo anunciar tu embarazo
  • Hacé tus planes de reposo materno: Comenzá a pensar sobre cómo conversar sobre tu reposo materno en tu trabajo. Revisá tus opciones y considerá tus preferencias. Tené un plan en mente cuando vayás a hablar con tu jefe.
  • Ejercicios durante el embarazo: Tomando en cuenta la subida de tu energía y antes de que tu pancita sea muy grande, tu segundo trimestre es un gran momento para ejercitarte. Hablá con tu doctor acerca de las opciones de ejercicios suaves, seguros y adecuados para ti.
  • Conectate con tu panza: Tu bebé puede escuchar de manera apagada muchos sonidos, entre ellos el sonido de tu voz y el latido de tu corazón. Comenzá a conectarte con tu bebé: hablale y cantale a tu pancita, o también, escuchá tu música favorita juntos.
  • Comunicate con tu pareja: El embarazo es una experiencia que puede ser compartida por ambos padres. Hablale a tu pareja de las maneras en las que te puede apoyar. Esto ayudará a que el futuro padre se sienta más involucrado; y también le quitará algo de carga a la futura mamá.